Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pepin sintió que el otro le ponia un papel en la mano dicióndole: -Toma esto, no tengo otra cosa; y le vio alelarse pegándose al muro de lea edificios, estrechando la caja de soldados contra el pecho, volviendo á cada paso la cabeza y diciendo ¡Adiós, adiós! El carruaje partió. Pepito, tembloroso y triste, se acercaba á su madre buscando con ansia como nunca el calor de su regazo. Ella vio que a respiración de su hijo era anhelosa y que en sus ojos se mostraba el dolor. ¡Hijo mío! exclamó, y estampó un beso en la entreabierta y pnrisima boca de su hermosa criatura. Y al punto, como si Fe hubieran abieito de par en par las válvulas del corazón, el niño rompió en sollozos y luego en llanto copioso, desgarrador, mientras apretaba con una mano el papelucho sucio y ajado, pobre obsequio del otro niño agradecido. Desdobláronlo, y vieron que era una estampa de la Virgen de los Desamparados. Serenóse al fin, pero miraba vagamente al espacio con terror. Había visto asomar la cabeza de un monstruo, de ese monstruo que se llama miseria y abandono, del que había recibido un ósculo de hielo. Y sin embargo, aquellos dos niños habían dado solución sublime en un instante al pavoroso problema humano. La lucha por la existencia terminaba con un abrazo. El odio del pobre al rico se derretía en besos. M. F E R R E R Y L A L A N A DIBUJOS DK A L B B R T I NOTABILIDADES DEL EliONTÓN COSME ECHEVEEEÍA VICENTE ELICEGUI