Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ciudades. Rápidamente se adivina la vida de miserias: inteiiores olísouros, bohardillas en que cuelga una jaula de cañas, tabernas y rincones fomo antros de mina, modestísimos talleres, y so escucha el desagradable chirrido del serrucho, cantos tristes paia dormir á los chiquillos Pero pronto se olvida la impresión. Las últimg, s casas de la ciudad desaparecen, el camino de Pasajes se desenvuelve alegre y blanco, y el tranvía corre desembarazadamente sobre los lails. Ategorriota, el primer arrabal con que fe tropieza, es un aristüorátjco rincón de campo sembrado de hotelitos y de jardiises. Las casas, medio envueltas en verdura, muestran rústicos halcones El tranvía pasa entre huertos y alameda? corre después junto á Ja línea del ferrocarril, sin que á veces falte el divertido espectáculo de una carrera en competencia entre la m quina de vapor y el cansado jamelgo del tranvía. Por último, éste se -precipita en medio del campo, disfrutándose entonces ÜM TRANVÍA EN LA PLAZA VJEJA de paisajes rústicos, de caseríos blancos encaramados en montículos Al fin légase á Pasajes, pequeña Venecia que mira en el eiaro espejo de hcrmosisima bahía. Las dos tiendas Las dos tiendas populares de San SebastiáiU son las de Kesinys y Arana. La primera es el centro de la elegancia y del buen tono. Allí las figuritas de barro traídas de París y de Viena, las estatuas de bronce que copian la última moda; allí también los dijes y adornos que lucirán las damas en el Casino y en el baile; allí, en fin, cuanto representa la novedad, el exotismo, el capricho, la veleidosa moda, esa moda inexplicable, esa tirana de todos los tiempos y de todos los lugares, contra la que tanto se ha declamado y se ha escrito tan inútilmente desde los tiempos más remotos hasta nuestros días, y cuyo trono se afirma cada vez más, desafiando con arrogancia olímpica y venciendo siempre á las instituciones, los principios y las cosas más serias del mundo. Á LAS DOCK UB LA MAÑiHA LA PDEKrA DB l E s l i K S La otra ti suda clá- iea es la de Arana. Arana es el Mationxa de la Meca taurina. entienden de toros y do toreros. Allí estaban, no hace aún dos días, Allí se reúnen Peña y O- oñi, allí Bilbao, Giierriia y Mazsantini. En la tertulia se cufntan chisElorrio, Vicente Andrés, cuantos pueden y tes, anécdotas taurinas, peligrosos incidentes, ¿Por qué no va usted á América? le preguntaban á un torero el año pasado. -Me mareo. -Si, pero ganaría usted mucho. -Pues á posar de eso. Y eso que por ganar dinero iría aunque fuera, no digo á América, ¡á Roma! ¡A Roma por todo! digo yo para terminar estas deshilvanadas notas. EoDKiGO SORIANO Fotografías del Sr. yi? con le ÜG Torre- Almiranta. LEYENDO El. CAHTEL DE TOBOS EN I. A PÜETÍTA VE ABANA