Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EnU- Biatitu las dos mujeres, al salir á la calle, se miraban, se cogían las manos y se echaban á reir gozosamente. ¿Lo vef? exclamó la madre. ¡Bien sabia yo que tu voz es un portento! -Pues mira, respondió la bija, hasta hoy no lo creí; pero después de que me lo dice este hombre tan competente y tan famoso- ¡Lo que es si dudases ahora chiquilla! -No, ya no dudo. En Madrid si dulaba. ¡Influyo tanto ¡Qué disparate! Do humorada ya bastó. Eata noclie misma nos volvernos á, Madrid; también hay allí buenos profesores de canto. Y llamando al primer cocho alquilón que pasaba, las dos señoras se metieron en él, dando las señas de un hotel caro y céntrico. Al día siguiente Eed) itz, que habla adornado su gabinete con flores raras y olorosas, esperó en balde á su nueva alnmna. Lo mismo sucedió toda la semana. El maestro se acordó con desesperación de que rMl la posición en los juicios de los amigos entusiastas! Pero Kedlitz, que me tiene por una pobre, por una muehaohuela desconocida, que no me ha visto jamás, ¿por qué había de engañarme? Estoy convencida. ¡Qué alegría! No sé lo que me pasa. -Ya ves que la idea de disfrazarnos de pobres ha sido excelente. ¡Divina! Este sombrero mió lo he de guardar en cristalera. Y la joven soltó una carcajada de júbilo. ¿Qué opinas? ¿Te coavendrán las lecciones de Eedlitz? preguntó la madre. DIBUJOS DE A L B K R T I no se había enterado de dónde paraban las españolas; pensó en una enfermedad, c- n una desgracia; apeló á la policía, eseiibió á España, puso en juego inflaencias Nadie pudo darle razón de las dos extrtnjeras de humilde pergeño, á quienes nunca volvió á ver. Y siempre fué un enigma para los admiradores del talento de Eedlitz el por qué estuvo más de dos meses triste y preocupado, así como fué otro misterio para los admiradores de la hermosura de la marquesita de Polvareda verla empeñada en que tenía una voz admirable, cuando lo que tenía eran unos ojos de date preso y una cara y un talle de patente. EMILIA PARDO B A Z A N