Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
da artillería de montaña y -us respectivos ayudantes. Cuando terminada la revista pasó el coche de la Eeina por la calle del Prado, la gente, apiñada en los balcones y aceras, dio vivas prolongados á los Eeyes. Inmediatamente después las tropas, formadas en orden de parada, recibieron la bendición papal, dada por el Nuncio de Sa Santidad en la explanada del pórtico de San Miguel, donde se levantaba airoso templete adornado con banderas y trofeos militares. De la sublimidad de este acto es imposible dar idea con la pluma; seguramente las fotografías instantáneas con que acompañamos estas líneas son más elocuentes que nuestra narración. Tal fué el hermoso espectáculo da Vitoria, cuya importancia ha reconocido la prensa nacional y viene reconociendo la extranjera, y cayo recuerdo, inseparable para el corazón del soldado, servirá para animarle á la victoria y levantar B espíritu en medio de las penalidades de la campaña. U Fotografías de Moreno. -Vitoria, Alfredo Perea Bu la msñana del 20 pasó á mejor vida este notable dibujante y acuarelista español, sorprendiendo la noticia muy desagradablemente á sus numerosos amigos y admiradores, pues muchos de ellos habían conversado con él dos días antes, sin que nada hiciera temer que tan próximo estaba el término de aquella existencia. 1- 11 Tanto Alfredo Perea como su hermano Daniel soa ventajosamente conocidos como artistas en España y en el extranjero, habiendo sido las acuarelas de aquél muy solicitadas cuando el género estuvo en todo su auge, y cotizándose algunas de ellas á precios elovadisiraos. Como dibujante de Is, Ilustración Española y Americana, deja en sus páginas una hermosa colección de retratos hechos por él, especialidad en que también adquirió gran nombradla, no sólo por lo que respecta al parecido, sino por la elegancia y corrección que sabia imprimir á todas sus obras. Fué m. aestro de varios ilustres aficionados, entre los que se contaba la actual condesa de Casa Valencia, con cuya amistad se enorgullecía. Concluiremos con un rasgo de su hermano Daniel. No existiendo ninguna fotografía de Alfredo que pudiera servir para su reproducción por el fotograbado, y deseando nosotros honrar nuestras páginas con el retrato del artista, nos decidimos á exponer á Daniel Perea el sentimiento que nos causaba esta contrariedad. Él entonces, por un verdadero esfaerzo de su ánimo y poniendo en tortura su corazón, apenado por la pérdida del ser querido, nos dibujó en menos de tres horas y á través de sus lágrimas el excelente retrato que acompaña á estas líneas, postumo tributo del artista mudo al hermano del alma y al hermano en el Arte.