Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1. mí. I ír ¿S í j; fc- CN BALCÓN BE SANLUCAR -Mil gracias, no bebo, respondí aspiraudo con delicia el liquísimo aroma de la bodega; pero si á usted le pr: rece, voy á echarme unas gotas en el pañuelo. Acepté al fin, y la deliciosa manzanilla fué el bálsamo mejor para mi cansancio. Había visto la mejor bodega de Sanlúear; quedábame por admirar la más hermosa playa de Andalucía. Bien podéis asegurar que el Guadalquivir tiene la buena cualidad de los viejos gladiadores: sabe morir en bn ena postura. No parpce sino que el rio todo él sale á recibir los n o n o r e s escénicos en aquella sábana inmensa y hermosísima de agua que l a m e la playa de Sanlúcar, una playa tan i n m e n s a que tardáis más de media hora á recorrerla en coche. A la derecha, y á lo lejos, apenas si distinguís el embarcadero deBonanza; a l a izquierda, y más lejos todavía, el f a r o de Chipiona. Entre ambos la inmensa playa acostada, sin ocultar un punto de su hermosísima desnudez. No vi en ella la nota sucia de la carga y descar g a mercantiles, porque el puerto comercial está en Bonanza, ni vi tampoco el mundo recortadito y arreglado de vfe las casitas de baños, porque no era tiem-