Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA VIDA EN YEKANO EXCURSIONES mso para el cuerpo, distracción honesta é instructivo recreo para el espíritu. canso i cómo quiere usted que viaje? dicen los españoles (y tienen razSn) Las Enpresas ferroviarias nada hacen por el viajero; el hospedaje por ahi es incómodo, carií- imo ó impo ible á veces; el verbo viajar no es español: lo español es el refrán que dice Cada uno en su casa y Dios en la de todos Por ahi afaera da gusto. Hay Empresas á. propósito que por cioeo francos, cuatro liras, dos marcos 6 tres t l -i v licrros chicos esterlinos lo l. arenrecorrerátno medio inundo, pagándolo trenes, vapores, fondas y caprichos de viaje. ¿Qué extranjero no ha dado una vuelta por su respectiva nación? Aquí nada de eso: no damos vueltas á las personas, sino á las prendas de vestir cuando ostán en mal uso. Pero no en balde el progreso nos lleva consigo, aunque soa muy á la zaga, y poco á poco vamo. entrando en la costumbre de viajar y abrigando en nuestra alma la curiosidad por conocer otros lugares y nuevas costumbres. SAnHmi nto Bso ai exclaslvarnento veraniego ó incompatible con las temperaturas bajas. KSloeíiñvferr rezam de los pobrecitos viajeros, leemos con horror las noticias referentefá treces bíoquetdo por los hie os, y compadecemos con toda nuestra alma á los mártires del progreso llamados maquinistas, guardaagujas, fogoneros, vigilantes de noche y mozos de tren. Coa el buen tiempo nos animamos algo. Ya nos docidimos á tomar el Bipert que nos lleva á Kusia en Madrid Moderno ó nos vamos á Alcalá en compañía del marqués de Novaliches, ó acompañamos al cadáver de algán amigo hasta el cementerio del Kste, aunque por lo general nos despedimos del duelo en la calle del General Pardiñas. La casa tira más de lo que parece, y mientras tenemos encendido el fogón no nos atrevemos á separarnos mucho por miedo á qae se prenda el hollín de la chimenea, ó á un robo aprovechando la ausencia de los dueños Otra cosa es cuando, levantada la casa, nos vamos á pasar un meseoito ó dos á San Sebastián ó á la Granja, á cualquier pueblecillo de la sierra ó hacia la punta Noroeste del litoral cantábrico. -r. Una vez en San Sebastián, ¿quién no va a Beatería, a Lezo, á Bayona, á Biarritz y á la isla de los Fai an si Una vez enlaG- ranja, ¿quién no se encumbra al ultin- o pino y visita después Segovia, Ceroedilla y todo el (xuadarrama entero y verdadero? De Vigo hay que ir al Ferrol y á Coruna; de Uijón á SeT n triasSn fdlfFT ¿ncés fd Pa de Tena y al Bearne, para ver en Pau el castillo V S y l i T e q u i p a i e hay que volverlo á Madrid lleno de papelitos de hoteles y estaciones pegados con engrado en un costa lo.