Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANGELITOS! V L -I j c ci ailiis hoy cin poéticos aliños; que aunque, por carácter, soy el amigo de loa nidos, en sus diarios atropellos, ya risueños, ya risibles. 03 ¡uro que todos ellos so caás ó menos terribles Y como, por permisión de la. santa voluntad, ellos ieyezoelos son de toda la cristiandaQ, ¡cómo ríen los abuelos las diabluras uuncn escasas lie los lindos tiranuelos que alborotan nuestras casasí Á nadie causa sorpresa que ios haga en sociedad tcri- ibles á la Jranceso, su, infantil ingenoidad: porque, no cabiendo dolo en eea edad inocente, si habla el niño, dice s ¿lo lo que piensa y lo que siente. Debiéramos comprender qne üo hay discreción bastante si algo hay que decir ó nacer habiendo chicos delante. Porque éstos, curioseando, nada barí de dar al olvido, y todo lo van contando como lo han visto y oido. L y no hay un nifio incapaz de esa charU sempiterna, aunque por ello al rapaz le rompa el padre una pierna. Distrae, lector, de tus chicos la viva imaginación, porque, 8 Í no, harán añicos hasta tn reputación. Nifto ocioso es nn desastre. pues por el se ha de saber si no le pagas al sastre ó pegas i. tn mujer. iSn su larga ociosidad será, un animal dañino qne hará la barbaridad de echarte tinta ea el vico; 6 pintará en la pechera de tu limpia camisola algo que la lavandera no lava con agua sola; ó. consentido en sus mañas, de tu reloj busca el centro, y le saca las entrañas por ver lo que tiene dentro; ó, con la infernal idea de probarte que no es manco, enciende la chimenea con tus billetes de Banco. Contra, el tiranuelo ocioso que te pone en tantos bretes, sólo hay un recurso honroso- es claro. el de les juguetea Halaga su candidez teniéndole distraidot ¿no basta un juguete? diez: porque, si no, estás perdido. S