Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m i A Oarcia chiguitm, ilustre recién nacido hijo de don Valentín, bajo cómico aplaudido desde Cádiz hasta llelUn. Salud, Pepito García! 1) te Ijendigo, cristiano, ique h a y a sido el pagano itro de la sacristía! ío reniego de mi suerte, que renegar n o puedo. B h a n hecho rezar el Credo no á u n sentenciado á muerte! iue saque y o á u n chiquitin de pila, de h r o m a pasa. ¡Eran pocos en m i casa y ha parido Valentín! Al mundo el cielo te envía, angelito infortunado. ¡Buen padrino t e has echado, tocayo del alma mia! No hallas mala protección t u carrera al comenzar. ¿Lloras? ¡Pues n o has do llorar, desventurado mamón! N u n c a te huhieras creído el padrino que tendrías, y, á poder, te volverías por donde mismo h a s venido. E n t u llanto adiviné todo t u amargo dolor. ¡No digas en m i favor n i u n a palabra, José! Al verte en el negro abismo yo sé lo que estás pensando. ¡Cállate, y sigue mamando! ¡Quién pudiera hacer lo mismo! Llega con dulce alegría á tu lactancia completa, ya que y o perdí la tota de nueve meses y u n día. Chupa bien, n o seas tonto, y n o vuelvas á llorar. ¡Chupa y canta, que el mamar se acaba, Pepe, muy pronto! Que el dolor no te comprima, y aunque alegre y sin trabajo t u padre canta de bajo, procura cantar encima. Sube hasta el re natural y otro camino n o explores, que la cuerda de tenores se paga bien y anda mal. ¡El A r t e u n tesoro encierra! No desoigas m i consejo, que y o y a soy perro viejo en esta vida t a n perra. Hazte u n Gayarre inmortal, y no olvides, inocente, que eres desde h o y m i pariente cómico- espiritual. N o olvides, querido ahijado, que u n santo deber me obliga á llenarte la barriga si te ves necesitado. Con ello no causarás en mis caudales perjuicio. A l que y a tiene un hospicio, ¿qué le i m p o r t a u n chico más? Si el Arte, al guiar tu vuelo, no hace que t u esfuerzo venza, vente á casa sin vergüenza, Pez, diecisiete, entresuelo. P r e g u n t a por t u padrino, ó te cuelas, que es más breve, y contigo y con mis nueve ¡los once á San Bernardino! JOSÉ J A C K S O N VEYAÍ m H fí 1 Z t- a. V