Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el punto donde éste oomieuza hay un pontón que comunica el pueblo de Brunsbuttel con la estación del ferrocarril. Da allí en adelante cruzan á cada momento el canal, ya sencillos pontones, ya grandes puentes giratorios que al EL YATE IMPlSarAL HOnESZOLLEKS TRIPULADO FOB EL EMPEBADt H EN EL V I A J E DE IKAUGUÍÍACION abrirse permiten el paso de los grandes buques. Sobre estos puentes crazan los innumerables caminos y carreteras que atraviesa el canal. Así se Uega al sitio donde se encontraba el cenagoso lago da Kadey, el punto más difícil de la construcción, cegado hoy gracias al empleo de muchos jornales y de ingeniosas máquinas, pues el barro y el cieno eran de tal naturaleza, que imposibilitaban el eoapleo de las máquinas é instrumentos usados hasta entonces. EL canal corre luego describiendo una curva hasta el primer apartadero, situado á 12 kilómetros de la entrada. Las curvas no son muy numerosas: hay en total 27, cuyo radio varia entre i.OOO y 6.000 metros. Pronto se llega á una obra grandiosa, el puente fijo de G- rünenthal, que se eleva á 42 metros sobre el canal, permitiendo pasar bajo su inmenso arco de 151,50 metros de luz los mástiles más altos, y por el cual franquean el canal la línea del ferrocarril de ISTeumunster- Touning y una carretera. El cauce sigue luego el curso del Eider hasta Eosenkranz; después atraviesa el lago de Flembrunde, que ha sido necesario desecar en su mayor parte para obtener el nivel necesario; y á poca distancia de este lago se eleva el puente de Levensau, tan grandioso como el de Grünenthal, al cual se parece mucho. Tiene, sin embargo, aire más ligero, y por tanto más elegante. Sirve la linea férrea de Kiel á Renchburg. En Projensdorf el canal vuelve á ensanchar; un puente giratorio, sobre el cual pasa otra línea de ferrocarril, se abre para dejar álos barcos vía libre. Pasado el puente se divisa ya la esclusa de Holtenau, donde el canal termina; está construida exactamente como la de Brunsbuttel, aunque no es tan alta. Poco á poco el cauce se ensancha, abriéndose cada vez más para transformarse en puerta interior; agítanse con fuerza las aguas, que chocan con la cerrada esclusa; franquéase ésta merced á la fuerza hidráulica que la mueve, y el barco ideal donde hemos hecho tan rápida excursión se encuentra en el puerto exterior balanceándose en las aguas del Báltico. Con la apertura del canal del Norte, la marina mercante obtiene señaladas ventajas en seguridad, en brevedad y en economía. Respecto á la primera, baste recordar que las costas de Jutlandia, viejo camino entre los dos mares unidos ahora por el canal, han recibido el nombre de cementerio de los marinos por el número EL IhGE IEKO OTTO BAE SCH de barcos que anualmente se pierden en aquellos parajes, erizados de rocas. Suprimida la navegación de Jutlandia, los barcos PliBSIDESTK DE LA COMISIÓX CONSTRUCTORA DHI, CANAL DE KIKL que pasen de uno á otro mar lograrán una gran economía en el tiempo del viaje, y á esta reducción considerable en el tiempo corresponde otra grandísima en los gastos de la navegación.