Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lo primero que se ve al llegar á, Brunsbuttel por el lado del Elba es la gran esclusa del canal. Los barcos entran primero en un pequeño antepuerto que les sirve de punto de espera antes de entrar en la esclusa. Desde el antepuerto avanzan bastante profundamente en el lecho del río dos muelles, en los cuales está fija la esclusa. Esta obra es una de las maravillas de la ingeniería moderna: no mide menos de 150 kilómetros de larga por 25 de ancha; los tres enormes pilares que la soportan son de granito rojo, y para darles una base sólida ha sido preciso perforar á una profundidad grandísima y extraer 222,000 metros cúbicos de tierra; la maniobra de abrir y cerrar las grandes puertas de la esclusa se hace por medio de la fuerza hidráulica, y basta un solo hombre para esta operación; una vez cerrada la esclusa, toda comunicación entre el Elba y el canal queda interrumpida: la afluencia y la salida de las aguas son imposibles. La razón de esta obra se comprende fácilmente: la esclusa sirve en primer lugar para alejar del canal las corrientes que se producen en el Elba por el flujo y reflujo, tan violentos en el MEDALLÓN- TEOFEO OONMEMOEATIVO DE LA COMCHISIOlí DE LAS OBBAS mar del Norte, y luego para impedir que se escapen las aguas del canal cuando baja el nivel del Elba. Franqueada la esclusa, se penetra en el puerto interior, de 500 metros de largo por 2 C 0 de ancho, capaz de contener una flotilla de barcos pequeños y varios grandes navios. Este puerto va estrechándose poco á poco y concluye por identificarse con el canal propiamente dicho. En OBBAS DEL CANAL. -LA GBAN ESCLUSA DE HOLTENAÜ EN LA DESEMBOCADÜBA