Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POETAS DE LOS CANTARES NARCISO DÍAZ DE ESCOVAR Quise llegar á la gloria; en el camino te hallé, y al mirarte tan tonita dije al punto: -Ya llegué. -Rézame todos los días, dij o mi madre al morir. Sólo un dia no he rezado: ¡la mañana en q ue te vi! Las lágrimas, siendo agua, suelen convertirse en sangre cuando las arranca un hijo de los ojos de una madre. Dos cosas hay que los sahios no averiguaron jamás: cómo se evita el querer; cómo se puede olvidar. Aparta siempre del fuego á la mujer que hien quieras; ¡mira que las chispas saltan de donde menos se piensa! Al morirseme mi madre dos sepulturas halló: en el cementerio una, y la otra en mi corazón. Cuando el amor agonice, dale una toma de celos; y como no se levante, avisa al sepulturero. A Dios un sabio negaha; pero una tarde te vio, y dijo al mirar tu cuerpo: ¡Ay, qué cosas hace Dios! No quiero hahlar mal de ti; no porque no lo merezcas, sino porque es muy posible que te perdone y te quiera. En el aire se juntaron tu suspiro y mi suspiro; si los suspiros se hablan, ¡qué de cosas se habrán dicho! Quedó mi madre, al morir, con sus labios entreabiertos; ¡al rozarlos con los mios se cerraron en un beso! T a ves tú si era bonita, que hasta el mismo enterrador al mirar aquella cara tiró la azada y lloró. DiBDJO DS A N D K A D K Si alguna vez mi cariño encierra un mal pensamiento, me hará capaz de matarlo la vergüenza de tenerlo. lios dos nos hicimos reos ante el mismo tribunal: mi delito fué querer, j tu delito olvidar Piedra de molino soy en torno de tu cariño, que siempre está dando vueltas y queda en el mismo sitio. A los ángeles del cielo dijo llorando otro ángel: ¡Qué triste se está en la gloria sin el calor de una madre! Dios formó una recompensa para el cariño más grande: ¡nadie se la disputó al cariño de una madre! ¡Cuánta fatiguilla paso, cuando te encuentro en la callo, para secarme una lágrima sin que se aperciba nadie! Tú me escribiste con sangre, y yo te escribí con lágrimas; ¡esa es la tinta que usan, para escribirse, las almas! La escala de los amores tiene nluchas escaleras, y hay quien pien. sa que las baja cuando á subirlas empieza. NARCISO D Í A Z D E E S C O V A E