Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA ACADEMIA DE INFANTERÍA EN EL CAMPAMENTO DE LOS ALIJARES Saliendo por el puente de Alcántara y faldeando el monteeillo c xie coronan las rninas del castillo de San Servando, se alcanza á ver en dirección izquierda, y como á dos kilómetros de distancia, un apiñado grupo de conos de lienzo casi escondido en las sinuosidades del pintoresco panorama, donde forman caprichosas grecas los abruptos riscales, á cuyos pies se extienden fértiles valles regados por transparentes arroyuelos que se esconden entre la espesa alameda y se bifurcan en i eguerillos para fertilizar los canteros de los huertos. AHÍ está el campamento de los Alijares ocupando un excelente sitio y formado por blancas tiendas de campaña donde pernoctan y descansan durante las horas de más calor los alumnos y profesores de la Academia de Infantería los dias destinados á prácticas militares. -S ¿Wi. f í- A- fei r s, V. EL CAMPAIIEHTO Toledo les hace una cariñosa despedida cuando en traje de guerra, con el ros enfundado, la mochila á la espalda, las polainas plegando el remate del pantalón y el fusil al hombro, dejan las artísticas habitaciones de Santa Cruz, los modernos dormitorios de Santiago y los salones del histórico Alcázar, para trasladarse á la improvisada población militar, donde perfeccionan con las prácticas las enseñanzas del maestro y donde se acostumbran á la vida de campaña con todas sus fatigas y privaciones. Al romper el día, saludan al sol desde las cumbres haciendo la descubierta ó atacando un reducto al compás de bélica marcha; y se simula la presencia del enemigo, se ataca con denuedo, se toman todas las precauciones como si la realidad lo acongojara sintiendo á veces el entusiasmo que se siente en la lucha; porque el toque de clarines, el humo de la pólvora, el estampido de los disparos y las voces de mando de los lefes dan un sabor tan particu-