Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A OCHO DÍAS VISTA La Exposición Inaugurada. -Alrededor del frac. -De Fra Dlixvolo. Ld. moda inglesa. -Capitanes generales. El S cuerpo. -Ba ciatro pies de gaeira, -Lo 3 presupuestos en el Congreso. -Sesiones nocturnas. -Las tres en pnnto, iy Congreso 1- -El desestero. Impresiones de los isidros. -Su desesteraoión. -ljsi aestas de Hayo. ...no te quites ei sayo. -Mezcla frigoriflca. Con motivo de la inaTiguraci 6 n solemne de la Exposición Nacional de Bellas Artes, se puso s o t r e el t a p e t e u n p r o b l e m a gravísimo. ¿Es conveniente ponerse el frac por la tarde? drid caballeros que, como dijo cierto cronista parisién, se doblan los p a n t a l o n e s por abajo siempre que llueve en Londres. Cada vez que viene á n u e s t r a memoria el recuerdo de aquella a l g a r a d a colosal que se a r m ó h a r á dos años con motivo de las capitalidades militares, se nos ponen los plumeros de p u n t a Mas el gobierno conservador no j u z g a p r u d e n t e escarm e n t a r en cabeza ajena, y nos v a á d a r l a segunda p a r t e de aquella tragi- comedia creando el 8. cuerpo de ejército. -Nuestra p a l a b r a está empeñada, dicen conspicuos personajes de la a c t u a l situación. -Y n o se t r a t a y a añaden los coruñeses, del octavo cuerpo, sino del octavo m a n d a m i e n t o también. Tendrá Cornña su cuerpo en su región, como a n t e s tuvo su alma en su almario; pero ¿y P a m p l o n a? ¿y Vitoria? ¿y Extremadura? ¿y las demás r e g i o n e s que l l o r a n ¡oh paradoja! por n o t e n e r llorones? A b i e r t a lá inano, n o se podrá cerrar t a n fácilmente. Tras el octavo cuerpo v e n d r á el noveno, t r a s el noveno el décimo, y t r a s el décimo t o d a l a lista g r a n d e Las invitaciones exigían rigurosamente el uniforme ó el traje de e t i q u e t a p a r a todos los concurrentes al acto, y allí entró el apuro de m- uehos expositores, que si tien e n g e n i o de s o b r a p a r a hacer m a r a v i l l a s con el pincel, n o h a n tenido talento suíicien 1; e p a r a a h o r r a r c u a r e n t a duros y hacerse u n frac. Los organizadores, sin emhargo, n o p e r d o n a b a n n i siquiera u n faldón. -El frac se impone, decían; y t a n seguros estamos de ello, que h a s t a la orquesta t o c a r á u n a o v e r t u r a de fra. -íCómo? -Í) e JVo Diavolo. y todos asistimos á, la ceremonia creyendo que aquello i b a á resultar, n o u n a solemnidad artística, sino u n meeting monstruo de todos los c a m a r e r o s de restaurant. JJa realidad se impuso, sin embargo, con todo su cortejo de levitas, c h a q u e t s y a u n cazadoras claras; desobediencia que luego tuvo su sanción al saberse que eso del frac por la t a r d e es u n a cursilería de t o m o y lomo. E n Londres n o se h a c e semejante cosa. Y al enterarnos de esto, nos tranquilizamos. P o r q u e ante todo, la moda inglesa; y aun h a y en Ma- nt l í yJ W K Desgraciadamente, n o faltan causas que justifiquen u n aumento de nuestro ejército.