Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
obsenramonte muchas capitales do provincia, instalando en ollas la luz eléctrica; Peral, honra de la Marina, se vio obligado á pedir la absoluta, dejando de vestir el honroso uniforme de botón de ancla. Descanse en paz el ilustre exmarino, ídolo un día y victima después de las tornadizas públicas pasiones. Otra victoria en Cuba Poco menos que decisivo para la pronta y total pacificación de la gran Antilla será el glorioso combate librado el 20 del corriente por el coronel Sandoval contra lo más granado y florido de la insurrección cubana. El tristemente célebre José Marti, jefe civil de la actual insurrección y titulado presidente de la Eepúblioa, quedó muerto en dicho combate, sostenido entre los ríos Cauto y Contramaestre. T aunque no resulte cierta la noticia de haber muerto también en dicho encuentro los cabecillas Estrada y Máximo Gómez, basta con el cadáver de Marti para que la insurrección quede descabezada y nuestras tropas sostengan el vigoroso espíritu y valiente entusiasmo de que tantas muestras van dando en. esta campaña. El cabecilla Marti, cuyo retrato damos en esta plana, había hecho sus estudios en Zaragoza, donde muchos recuerdan su fisonomía y el descaro con que sostenía allá en el Suizo sus ideales de separación. La causa de su venida á España fueron los tristes sucesos ocurridos en Cuba con motivo del asesinato de Castañón, sucesos que fueron indudablemente el primer síntoma precursor de la guerra. Martí, compañero de los estudiantes fusilados entonces, vino desterrado á España, llegó á Barcelona y de allí pasó á la Universidad de Zaragoza. El Diario de Avisos de esta localidad ha publicado un curioso articulo extractando la hoja de estudios de Martí. Este y otro compañero suyo tomaron parte en cuantas asonadas y motines hubo que lamentar en Zaragoza, y ayudaron á levantar una barricada cuando los sucesos del 4 de Enero de 1874. El segundo dibujo que publicamos en esta plana reproduce la escena más culminante de la acción de Dos Eíos. Sorprendidas las fuerzas insurrectas por los 700 hombres mandados por el coronel Sandoval, cargaron nuestras tropas después de dispersar á la caballería enemiga. Un balazo certero disparado por el pré ótico de la columna hizo caer exánime á Martí, cuyo cadáver intentaron retirar los insurrectos. Entablóse entonces la lucha episódica que representa nuestro grabado, quedando al fin en poder de nuestras tropas el cadáver y la correspondencia secreta del jefe de la insurrección. La trascendencia de este combate fué bien pronto reconocida por el general en jefe del ejército, quien publicó una breve y entusiasta orden del día encomiando el brillante hecho de armas realizado por el coronel Sandoval, cuyo ascenso se anuncia en la primera propuesta que venga del campo de operaciones.