Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Pues tienes que ir ahora á la G- uiudalora. -Pero, señor Juan, ¡por Dios! que éste es muelio jaleo para uu homlDre. -Claro; ¿pero ignoras que hoy tú no eres un hombre, sino medio censo electoral? Tales son los falsos electores, gracias á los cuales todavía existe el sufragio y pueden renovarse, mal que bien, ya los Ayuntamientos, ya las Diputaciones, ya las Cortes de la nación. Con toda el alma afirmo que merecen bien de la patria. Si en París y en Londres se considera como un progreso que la gente fina no baile, sino que el dueño de la casa ó del Casino, en su caso, paguen á, los t- ailarines encargados de moverse al son del vals y del paso á cuatro ¿por qué no ha de ser un progreso en nuestras costumbres públicas que cuatro ó cinco ganapanes se encarguen de ejercer con equidad y aseo nuestros derechos políticos, evitándonos la molestia de ir á. las urnas? Claro es que este tipo, tan común en las grandes poblaciones, no puede darse en Jos pueblos, donde todo el mundo se conoce. Pero ya se sabe también que en los pueblos no se gastan miramientos electorales; atropello va, pucherazo viene, aqui atraso el reloj, allí vuelco la urna; ¡garrotazo y tente ministerial! Yo recuerdo el caso de un presidente de mrsa que qjereia sus funciones embozado en la capa. Por encima del embozo sacaba la mano y tomaba la papeleta del elector; la mano se retiraba en seguida, y en un santiamén volvía á aparecer por debajo de la capa, depositando en la urna la papeleta en cuestión ú otra parecida, porque eso era lo de menos. Y pensar que para, conseguir ésto, Eípgo murió en el aire, y fusilaron á Torrijos, y dieron garrote a Mariana Pineda, y D. Emilio Castelar ha pronunciado más discursos, seguramente, que pelos tiene en la cabeza! Mayo os con nosotros. E 1 sol brilla con su luz más esplendorosa y las flores de la estación lucen todos los colores dol iris; la primavera artística aparece tauíbién con toda su luz, todos los colores de la paleta y todo el perfume del barniz recién dado á los cuadros que en París y en Madrid aparecen ante los ojos del público. Mayo es el mes de las artes plásticas; en el edificio de la Castellana todo son preparativos para la cercana Exposición de Bellas Artes; las Ilustraciones francesas traen las acostumbradas reproducciones de los cuadros y esculturas expuestos en entrambos Salones; otra Exposición de abanicos, vitelas, miniaturas y apuntes, se anuncia también en la corte como próxima á inaugurarse en el palacio de Anglada. Todo son por ahí pintores y escultores: Velázquez en canuto ó en tubo de colores, Eidias á medio sacar de puntos, y Mnrillos en negativa prontos á revelarse como placas fotográficas. ¿Qué te trae por aqui? décimo. -JJa Exposición. Ahora mismo bajo del tren y corro á la Castellana, porque dicen quo hoy forman los cuadros. ¿Contra caballería? -Ño sé contra qaién, pero quiero evitar quo el mió vaya al cuarto de la infamia, como me sucedió la otra voz. -Tú tienes la culpa. 6 Mapíírí; ¿d -í rfe ioccaraí, como se llamaba tu cuadro, ¿dónde quieres que fuera sino á la sala dol crimen? Este año parece que se dan náufragos luchando con las olas, así como otros años el contingento principal es de chisperos, moros ó episodios de la vida de Colón. TJno de estos autores con salvavidas tiene ya segura una primera medalla. Ofrecida por la Sociedad de Salvamento de náufragos. Lüís ROYO yiLLANOVA DiBtrjos DS C I L L A