Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS MISS FULLER Reclinada luviellemenfe en la chaise longue de au. ca Tto coa las languideces del desmayo, dando alivio á la fatiga de la danza y rindiendo su escultural cuerpo al descanso, encontré á la genial artista después de un discreto ¿Se puede? anuncio de mi arribo y prólogo de mi visita á la creadora de la famosa danza serpentina. La casualidad, que ha determinado en la ciencia tantos descubrimientos y que ha hecho de Castellano un ministro del cual no se sabe otra cosa sino que está en Ultramar, ha intervenido poderosamente en la creación de las danzas, que han hecho de J -i ff L ti PWJL FuÜer uno de los espectáculos más fashzonables (estilo JF y m Sk tí Parish) J p i -f S S B V Í L ik, danza serpentina, conocida ventajosamente por muchos políticos que la han bailado á través de todos los colores, débese á lo siguiente. Punto y aparte. Asi como Barba Azul tenía un cañón y Cánovas tiene un Silvela, miss Ida Faller tiene una hermana, actriz muy notable que florece en los escenarios de París y que por mucho tiempo perteneció al vii- ero de las meritorias, de donde sus excepcionales condiciones la convirtieron en una dirette mimada por el piíblico de los boulevares. Una noche recibió la artista en su cuarto una caja que procedente de Calcuta la enviaban. La caja contenía una inmensa pieza de tela de seda, que á través de la luz que sobre ella caía en polvillo de oro dábala mil cambiantes, como si el arco iris hubiese reflejado en ella sus matices. La artista, con alegría de niña y con caprichos de mujer, quiso que aquella tela de Las mil y una noches la sirviese de túoica, y, al efecto, en la representación del día siguiente Loíe Puller confirmó sus deseos, no dándose desde aquel momento, en unión de su hermana, un punto de reposo delante del espejo, que retrataba las graciosas ondulaciones de la falda; ante el soJ, Fotog. de Compaui; que acudía á los ensayos con una puntualidad desconocida y prestaba nuevos atractivos á la cosa; hasta que la danza, vaciada en los voluptuosos movimientos de las bayaderas, fué perfeccionándose, y dejando los giros orientales trocóse en la famosa danza serpentina; perdió la encantadora languidez, pero se enriqueció con la vistosidad de los colores de la linterna, con la magia que la presta la luz. Las hermanas Faller, creadoras de la danza, hicieron una provechosa excursión por el mundo, pudiendo decirse, parodiando la frase de Felipe II, que no se ha puesto el sol en los dominios donde ellas han bailado. Recientemente en París, el delicadísimo croniqueur Armand Silvestre, del que diría Rueda que tiene un encaje en cada frase, escribió inspirándose en un asunto, creo que inglés, un poema titulado Salomé, donde la Fullerdió á conocer tres danzas originalísimas, las mismas que aquí hace todas las noches, obteniendo un éxito muy señalado. Un detalle curioso: Ida Faller en el extranjero cobra siempre en moneda francesa, y estando en Oporto trabajando en el teatro Principal, el empresario no encontró rn todas las casas de cambio, ni en todo Oporto, moneda francesa bastante para L