Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
lA LOS TOROS! ié 0 t tyy J i i Pese al triunfante pelotarismo y á los mil y un géneros de deportes extraños que la moda y la imitación á lo extranjero han importado poco á poco en nuestro país, la fiesta nacional castiza, pura, neta y clásica española no decae, aunque otra cosa digan censores atrabiliarios y generosos protectores de éstas ó de las otras especies zoológicas. Tol es la fiesta española que viene de prole á prole, y ni el Oohierno la abóleni hairá nadie que la abóla, como dijo en una revista teatral Eieardo de la Vega. Pero todos los síntomas delatores de la afición taurina, jamás decadente, dicen menos en favor de la fiesta nacional que la nota femenina, principal y más típico encanto de las fiestas de toros en España. Mientras haya taurófilas entusiastas que arrojen al diestro sus pañuelos bordados y sus abanicos de nácar; mientras subsistan las clásicas abonadas á palco ó á delanteras de grada; mientras la mujer española, tal como en el adjunto grabado la representa el pincel de Huertas, prenda en sus hombros la alba mantilla de encajes, y apoyada en los almohadones del abierto carruaje marche hacia los toros, recogiendo de paso los piropos del pueblo y adornando su falda con el programa de la función impreso en seda, no podrá decirse que los toros se van, que decae Ja afición, y que la forma taurina, como la poética de marra está llamada á desaparecer. DiBDJO DE IXCIERTAS