Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN RECUERDO Á CERVANTES El 23 del mes corriente hace 279 años que falleció ea Madrid el Príncipe de los ingenios españoles, Miguel de Cervantes Saavedra. Ni fué por esto sólo fatal aquel día para las letras: en tal día del mismo año, según observa el Dr. Bowle, falleció el célebre dramaturgo Guillermo Shalispeare, honra y prez de la nación británica. Triste coincidencia, aunque no sea más que aparente, porque el día 23 de Abril, en el calendario británico de aquellos tiempos, correspondía al 12 del propio mes en el nuestro, pues las persecuciones religiosas habían retardado allí la adopción de la reforma gregoriana. Lo que importa señalar es que de los dos grandes hombres muertos al mismo golpe de la parca, ó por lo menos en el mismo mes y año, uno de ellos, Shakspeare, yace en un soberbio monumento, bajo las suntuosas bóvedas de Westminster, entre los reyes y poderosos. El cuerpo de Cervantes, conducido humildemente por cuatro hermanos de la Orden Tercera con cara descubierta, según la costumbre de aquella sociedad, fué enterrado en la iglesia de las monjas Trinitarias, donde había profesado doña Isabel, iiaico fruto de sus amores. Caando aquellas religiosas, diecisiete años después, trasladaron su comunidad de la calle del Humilladero á la de Oantarranas, recogieron los restos de los que habían elegido aquel recinto para su liltimo descanso y los depositaron s n distinción en una huesa ignorada. P e r d i é r o n s e por consiguiente, para la patria lo 3 restos mortales de Cervantes, como se perdieron también sus retratos originales, que pintaron, según indicios, Fran (De la notahlfí cdvsíón dal QUIJOTE que yublica fín Barcelona, el Si: I) Cfíferino Oorchfí. cisco Pacheco, y positivamente D Juan de Táuregui. De cualquiera de los dos puede ser copia el de la Academia, atribuido por unos á Alonso del Arco, y por otros á Vicente Carducho ó á Eugenio Caxes, ó alguno de su escuela. Era Cervantes, según la descripción que de sí mismo nos hace, de estatura mediana, de color viva, antes blanca que morena, rostro aguileno, nariz corva y bien proporcionada, frente lisa y desembarazada, ojos alegres, cabello castaño, barba un tanto más clara, bigotes grandes, boca pequeña, dientes mal alineados, algo cargado de espaldas y no muy ligero de pies, á la edad en que esto eicribia, que era á la de sesenta y seis años.