Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tas lineas. Nuestro distinguido colaborador el notable marinista Martínez Abades, conocedor del Meina Regente, ó inspirado, más que en los detalles repetidos por los diarios, en la suposición racional de la lucha que el buque de guerra deMó entablar con el furioso oleaje del Estrecho, ha trazado la adjunta inspiradísima composición con la desfreza de pincel y la maestría técnica que le distinguen. Con la marina de Abades publicamos un retrato del comandante del crucero, D. rrancisco de Paula Sanz de Andino y Marti, retrato antiguo sin duda, pero el único que hemos podido haber á mano. Era el número uno de los capitanes de navio; contaba cincuenta y nueve años do edad, habiendo nacido en Cartagena y salido guardia marina á los dieciocho años. Desde entonces apenas cesó ile navegar, habiendo hecho brillante carrera, en la que demostró su arrojo, su pericia y su valor sereno en los muchos riesgos marítimos por que hubo de atravesar. ¡Triste sino el de la valiente tripulación! Porque si el Océano es tumba natural del marino, resignase éste á Ja muerte caando es precedida por la gloria ó cuando el sacrificio de la vida implica una ventaja para la patiia y un laurel para su bandera. Mas oucontrar la tumba ignorada é insondable sin mág combato previo que el de las olas ni más gloria que la conducción de unos emisarios marroquíes, es el mayor de los desconsuelos. Desde el domingo 10, en cuya noche se supone acaecido el horrible naufragio, la suerte del Reina Regente ha sido la preocupación de toda España. Cualquiera opinión, el más pequeño dato, alimentaba las esperanzas que duraron largos días; el tiempo transcurrido, la ausencia total de noticias, lo infructuoso de los viajes hechos en husea del Reina Regente, fueron formando poco á poco la triste verdad, hasta que, sin vestigios de racional esperanza, no hubo más remedio que llorar completa é irremisiblemente perdido al hermoso buque de guerra con toda su brillante dotación. Bi- AKCo Y NEGKO se asocia al dolor de las familias de los náufragos, que es hoy el dolor de Espafia entera, y hace suyas las frases de desconsoladora pena con que la prensa española ha dado cuenta del suceso en concierto unánime, al cual llegamos los últimos por la índole especial de nuestra revista. La guerra en Mindanao Telegramas recibidos en Madrid á primeros de mes dan cuenta de haberse recrudecido la insurrección de los moros malayos, que desde tiempo inmemorial mantienen el estado de guerra en una de las mejores islas del Archipiélago filipino. Esta oportunidad nos hace apresurar la publicación de las fotografías que adornan estas lineas, y que no há mucho nos remitió desde Manila un distinguido oficial del ejército de operaciones. Eeflérense todas ellas al comienzo de la actual campaña, emprendida con tanto éxito como constancia por el general Blanco, actual gobernador militar del Archipiélago, á fin de reducir á la obediencia á los moros de Mindanao y de Jólo. Si dura y difícil es la campaña de Cuba, mucho más grave y expuesta para nuestras tropas es esta larga guerra contra verdaderos salvajes, cuya temeridad es loca y artero y traidor su modo de combatir. Ocultos por la vegetación ecuatorial de la isla, mucho más frondosa y exuberante que en la isla de Cuba, aguardan el paso de los destacamentos españoles, cargan sobre ellos con furiosos gritos y armados de machetes, flechas y armas de fuego, huyendo ala desbandada después de consumar la agresión. Portificari sus posiciones por medio de cottas, que nuestros soldados tienen que tomar á la bayoneta, y oponen á nuestra artillería el fuego de sus lanttacas ó cañones pedreros, cortos y sin cureña, que manejan con rara habilidad. EL QBilEBAL BLANCO EK TKAJE DE OPEBACIONES Illana fué una de las primeras posiciones ocupadas por nuestras tropas en la actual campaña ofensiva; por la misa de campaña que publicamos pueden lormarse idea nuestros lectores del uniforme usado allí por nuestros soldados y de la riqueza arbórea de la isla. Como en ella no hay caminos ni accesos fáciles, los ingenieros militares tienen que abrir á menudo paso á nuestras tropas, ya talando los bosques á machetazos, ya construyendo puentes como el que reproducimos, tendido sobre el rio Agus, uno de los más importantes que cruzan la isla. Sabido es que el nombre de éste viene de la abundancia de lagunas y ríos que contiene. En el lenguaje de los indígenas, miti es país, y danao laguna. La posesión estratégica de una de éstas (la de Lanao) ha dado lugar al sangriento combate librado por nuestras tropas el día 10, con muchas bajas por nuestra parte y éxito completo de la acción. El ejército de operaciones, en las que tanto se ha distingaido el generar oazález Parrado (ascendido á general de