Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DE NOCHE LA REDACCIÓN DE EL IMPARCIAL KlCiJíOH ItEy DÍAZ. -FiíRvÁN Diíz r l UEL- -CAMTIX. -JAVIER DK üuiifloy- -VILLEOAS ¿íeda) -LA ERXA. -TÍAFAKE (tAPSí- iT. -REGEXTR DE LA iMriíENTA. ALUAMA MOSTKS. -UllRECKA. -EDUAJIDO J UÑOZ. -JOSÉ JIMENO. -MANUEL TKOVAXO. Al pisar los umbrales de la casa propia levantada por el popular diario en la antigua calle del Olivo, recordábamos aquel viejo caserón de la plaza de Matate donde El Imparcial tuvo su domicilio muchos años. Turbaban el silencio de la solitaria plazuela el guitarreo y los jipíos de un cafó cantante que parecía colocado alli por algún diablejo enemigo de la prensa y de todo trabajo sosegado y tranquilo; subíase á la redacción por obscura y destartalada escalera; de manos á boca se topaba el visitante con la sala de trabajo arreglada según el modelo de las viejas redacciones: en medio, la mesa anchísima y dilatada llena de periódicos; sentado junto á ella, el redactor encargado de recibir y ampliar los telegramas; en otras mesas pequeñas adosadas á la pared plumeaban de largo Eduardo de Palacio, Enrique Martínez, Qaejana, óarcía Gómez Más adeatro, otra salita doude Mellado repasaba las galeradas que subían de la imprenta y escuchaba los comentarios del veterano Hernández, que decía sus misceláneas antes de escribirlas. Hoy la plantilla del personal casi ha cambiado en absoluto por muerte de unos, por ascenso de otros en el campo de la política, por la misma virtualidad de la prensa, que es todo movimiento, rapidez, cambio de ideas, cosas y personas. A Hernández ha sustituido Laserna; á Sentimientos, Aficiones; á Mellado, Kafael Gasset; Urrecha lleva sobre si el difícil trabajo de confeccionador, y dirige los Lunes mientras Ortega Manilla descansa en Córdoba de sus brillantes campañas literarias y peiiodísticas; á escsifeores de la otra casa duchos é incansables en el oficio, como Nicanor Eey, Alh ama Montes CWai reí- Mi rqaés étil. se ha uuido la pléyade brillante de gente nueva, ilustrada y entusiasta: Villegas, Eduardo Muñoz, Alcántara, Cantíu, Domingo Blanco, Pepe Tim ín Todo un ejército de escritores cuyas aptitudes y plumas se completan, y entre los cuales forma en primera fila Luis Taboada, cuyos artículos son, burla burlando toda una historia interna de la sociedad actual española. Si queréis ver la redáoslo a de El Imparcial en el apogeo de su trabajo, no acudáis á ella hasta pasada la media noche. Villegas, TJrre ha ó Laserna, los tre- á veces, llegan entonces de los estrenos y se disponen á trasladar al papel sus impresiones; Muñoz viene de la ópera con el misoao objeto; Marqués y Jordán traen las últimas noticias políticas, con las cuales se aparta Troyano á escribir sus fondos sugestivos y gallardos, modelos de crítica y de buen sentido; fajos de telegramas urgentes llegan á Nicanor Eey, que tiene que pedir ayuda ante aquella invasión de papeles azules El Imparcial va surgiendo poco á poco, en cuartillas primero, en galeradas después; la tijera del confeccionador tiene que castigar á veces la sección de noticias, otras tiene que buscar en la prensa extranjera un Mundo al día interesante y curioso. Entre cinco y seis de la mañana empieza el desfile de los redactores; la impronta de cartón recibe el chorro de plomo derretido, empiezan á girar en las rotativas los cilindros de la estereotipia, y poco después vocean por la calle los vendedores con sus Iraparciales extendidos, vuela el repartidor con sus ejemplares plegados, y sale el coche de la correspondencia abarrotado de paquetes destinados al servicio de los mixtas. FotoQ de M. Fi anzen, de la Socieikíd Ártí. tiico- Fotográfica, Principe 22. Lms BERMEJO