Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ALELUYAS EN PROSA VIDA DEL HOMBRE GUAPO Nace, y al verle tan bonito le pouea por minbre Serafin. Le llevan á las procesiones vestido de angelito. Cuando se ve en el esppjo se tira be? o i á sí mismo. A los veinte años le siguen las mujeres y le persiguen los maridos. Las señoras forman cola en la puerta de su casa para presentarle memoriales. Aumentan la mortalidad las damas que se suicidan por no haber atraído sus miradas; para comodidad de las víctimas, ponen en el viaducto un trampolín. La autoridad le obliga á usar gafas ahumadas para que no haga tantos estragos con los ojos. Tiene viruelas, y se vuelven locas por ¿1. Sólo le dejan dos hoyitos en las mejillas que le hacen mucha gracia. Se va al campo buscando la soledad, y no la encuentra; oye de noche bramidos: son las mujeres que rugen de celos delante de su casa. Le obligan á casarse por justicia con una princesa millonaria de quince años y muy linda; todos le compadecen y aseguran que le han cortado la carrera. Envejecen su señora y sus amigos; todos, menos él. A los setenta años le sale la primera cana; se la disputan las muchachas para adornar su guardapelo. Y á los noventa y nueve años Serafín revienta de buen mozo. VIDA DEL HOMBRE FEO Nace, y los padres no le quieren reconocer creyendo que es un monstruo. Le llevan á bautizar condicionalmente en una espuerta, y sólo se atreven á llamarle Judas. No puede ir á la escuela porque le apelrean los muchachos. Hace el amor á su novia, y á ésta se le saltan las H 1 74 ílágrimas al mirarle. La lleva tres veces al altar, y le dice tres veces que no cuando la pregunta el cura si le quiere por esposo. Para decir que sí á la cuarta vez, la novia toma el partido de mirar á uno de los testigos mientras la hacen la pregunta. 0