Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DE NOCHE CENTRO DEL EJERCITO Y DE LA ARMADA EL SALÓN AEABE El espléndido palacio da los duques do Montijo, centro principal de la aristocracia madrileña á mediados de siglo, trocóse el año 188 G en Círculo militar por arte de Belona y del espíritu de fraternidad de nuestros oficiales. Y de la extraña m. ezcla q ue resalta de la nota guerrera llevada por los invasores á la plaza del Ángel, con la nota femenina y refinadamente aristocrática que el palacio invadido tuvo en todas sus estancias, salones, muebles y techos, surge ese carácter so brem, an 6 ra curioso y simpático que el Centro militar ofrece, y que deja en el ánimo del visitante impresión parecida á la que queda después de la contemplación del famoso y clásico grupo: Venus y Marte. La coquetona escalera, cuya balaustrada orlan genios y cariátides, parece reíorzada con trofeos militares, cascos, lanzas, escudos; acá en este descanso el busto de Villamartin, más arriba el del marqués de Santa Cruz de Marcenado; en el salón Luis XV, cuyos muebles reclaman para los paramentos retratos de Vateau en marcos rococó, vense más retratos militares, presidentes del Circulo, generales del ejército español; finalmente, en el salón árabe, que fué serré de la duquesa de Montijo y donde aún parece que se aspira el aroma de plantas tropicales y se escucha el ingenioso frasear del flirteo, han sentado sus reales los hijos de Belona en tertulia animadísima, donde se charla, se comenta, se discute y se hace ingenio en torno 4 las mesas del tresillo y á los veladores del café. Tal es la escena sorprendida por la fotografía no hace muchas noches en el Círculo militar, y que adjunta ofrecemos á nuestros lectores. Como cuadro de color brillante y de artístico fondo, más digno es del color que de la placa fotográfica; los arcos mudejares, la doble columna de puro estilo morisco, los alicatados y labores que corren por los frisos y adornan los capiteles, dan un fondo de encaje á los animados corrillos que pueblan el salón, y en donde el color de los uniformes brilla al reflejo de las lámparas de incandescencia. La vida familiar y ordinaria del Círculo está allí, así como en el salón de sesiones se ve muy á menudo lo que el Circulo militar hace en pro de la cultura patria. Cuanto de notable encierra Madrid en literatura, política y oratoria, ha desfilado por la tribuna del Círculo; veladas musicales, asaltos de armas, vulgarización científica, palpitantes problemas de actualidad, todo ha cabido en la activa y emprendedora campaña del Círculo militar, siendo bello, noble y patriótico. Fotog. cíe la Sociedad Ariistico- Fotográflca, Principe, 22. LUIS BERMEJO