Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y w EL PAPA ÍNIIMO Dé bil al parecer, delicado, anguloso, con la personalidad física estrictamente necesaria para encerrar un alma poderosa y bien templada, la figura simpática del actual Pontífice apenas si logra surgir entre un océano de vestiduras blancas, de albos adornos, de niveas sotanas y esclavinas. Sus manos aristocráticas y delicadas, envueltas en mitones blancos también y brillando sobre la derecha el grueso zafiro orlado de brillantes, no son las manos de un obrero como Sixto V, ni de un guerrero como Julio II; son las manos finas del artista que en la Academia de Arcades de Eoma figura con el nombre de Neandro Seradeo, las que han escrito guiadas de poética inspiración los versos de Inscripciones el carmina, las que han expresado con profundo amor hacia la cristiandad los conceptos altamente consoladores de la Encíclica J) c rerum novarum. Encerrado el Papa en su prisión, grande, artística y hermosa, pero pri- PÜERTA DEL VATICAKO sión al fin, del Vaticano, cuyas puertas exteriores vigilan en constante guardia de honor los fieles suizos de uniforme chillón y abigarrado que ideara el mismo Miguel Ángel, cuida á todas horas y despacha á diario con sus secretarios y cardenales los asuntos ya puramente religiosos, ya de relaciones exteriores con las potencias de Europa, casi todas las cuales tienen representantes acreditados cerca de la Santa Sede. Bajo el cuerpo endeble del anciano se oculta un vigor físico y una actividad intelectual que el Papa ha heredado de sus mayores. Los Pecci son, en efecto, una raza robusta: el hermano mayor de León X I I I vivió ochenta y seis años; el segundo llegó á los noventa y uno; el tercero, el JS jK ir- 1 LA CAZA DE PAJABtLLOS EL PAPA Y SU SECEETAEIO DE ESTADO cardenal José Pecci, murió poco hace á los ochenta y cuatro; el Papa cumple hoy ochenta y cinco con una fuerza que le permite esperar todavía largos años de existencia. Su linaje es oriundo de Siena; pertenece, por tanto, á la raza toscana que ha producido los Dantes, los Médicis, los Maquiavelos, los Leonardo de Vinci La villa Pecci, donde nació el Papa, es una antigua construcción del siglo XVI erigida en la falda del monte Sempreviza, y produce á primera vista la impresión de una residencia de nobles campesinos. Al pie de la morada señorial vese la aldea de Carpineto como un nido de águilas entre dos peñas según dijo el cardenal José, hermano de León X I I I De sus campesinas costumbres de niño sacó el Papa la afición que todavía hoy ejercita en los jardines del Vaticano: la