Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E n la obra se desarrollan dos acciones, u n a sentida, delicada, y otra francamente cómica y utilizando el r i t u a l de b u e n a ley. El éxito justifica plenamente las lineas que m i sinceridad h a guiado, y en las que lie traducido l a satisfacción que L u c a de Tena, nuestro querido director; Royo, el ingenioso cronista, y yo, hemos tenido por el éxito del compañero. Y p a r a t e r m i n a r con u n a pincelada del hombre. El día del estreno le pregunté: ¿Y ese pulso? H o y estará usted muy preocupado. -SI, lo estoy; porque n o he recibido todavía u n o s dibujos que esperaba p a r a BLANCO y NEGRO. QUISQUILLAS JUGUETE CÓMICO EN DOS ACTOS, AEREGLABO DEL FBAiíCÉS POB D. FRANCISCO FLORES GARCÍA Y D. JULIÁN ROMEA Bstrsnado en el t e a t r o Lara el 5 d e F e b r e r o J u l i a n i t o Hornea, del brazo de Plores García, se h a presentado e n la escena de L a r a con u n j u g u e t e habilidoso, de a b u n d a n t e s situaciones cómicas, blan tramado, y en el que el púbJieeT- iHiiyespec ialmente on el acto segando, se ent r e g a fácilmente a l a u t o r sin íij arse n i aquilatar el exagerado convencionalismo que denota l a m a r c a francesa, m a l disimulada al pasar la aduana literaria. P e r o como el propósito de Flo res García y J u l i á n Bornea h a sido divertir y recrear honestamente al público de Lara, n o he de tomar en cuenta más que la impresión excelente que a l espectador produjo, pregonando con sus sonoras carcajaaas que l a cosa le divertía. Y eso q u e podría hacer aquí consideraciones profundas sobro la tesis de la obra y sus tendencias, a p u n t a n d o de paso los nuevos horizontes de l a dramática, con reflejos del sol noruego, del teatro de Ibsen; pero no es esta la ocasión m á s propicia, y además tengo para mi que se aburrirían ustedes mucho. P o r consiguiente, y muy de pasada, porque el espacio de que dispongo m e oprime l a pluma, diré que el asunto de Quisquillas, para aquéllos que no la h a y a n visto, se reduce á lo siguiente: u n ACTO I I ESCEN A V marido calavera que se pasa la CAÍLITOS ¡ir. Saniing- i) ¡Allí e s t i m i conquista! vida e n plena juerga, que se v a al baile, que tiene u n lio (la vida del hombre malo) que su mujer celosa y enamorada le sigue a l baile, que con ella v a t a m b i é n u n a amiga suya casada con u n hombre, el polo opuesto del otro esposo; gue en el baile h a y sus correspondientes cambios de dominó, dando lugar á u n quid pro quo m u y gracioso; gue todo se descubre, que el marido promete ser bueno y su mujer declara que se siente feliz, y telón. Las dos fotografías adjuntas representan dos escenas del acto segundo, en pleno baile de máscaras. De l a ejecución diré q u e fué excelente por parte de todos, m u y señaladamente p o r l a de Mariano L a r r a del que puede decirse que a l hacer e l trasbordo de l a zarzuela chica a l género q u e h o y cultiva con aplauso de todos, h a adquirido u n b u e n g u s t o y u n gesto cómico cultísimo. f íí f Lüi? GABALDÓN ACTO I I ESCENA V I I I CARi. no 3. D. Timoteo! D TIMOTEO Xoj raJ. ¡Garlitos! Foiografias de M. Franzen, úe la Sociedad Artístico- Votográficaj Principe, 22