Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Este acuerdo de la cuota de entrada no fué muy del agrado del público ni de la prensa. -Repare usted, señor alcalde, decían, que el Ketiro fué en tiempos una finca real. ¡Pues real! -Y que por ser regalo de los reyes al pueblo, es propiedad de éste efectiva y real. ¡JPues real! Y como la opinión siga en sus trece y el alcalde en sus veinticinco céntimos de peseta, no sabemos quién ganará á quién, ó si al fin y al cabo vendremos al regateo y se partirá la diferencia también como en la cuestión de los trigos y en la de los ochavos marroquíes. De todas suertes, la novedad carnavalesca de este año serán las máscaras en bicicleta. Records de última moda para ver quién llega antes al Miércoles de Ceniza, con ó sin enlre- aeurs. La Alcaldía piensa proteger al carnaval pneumático otorgando premios al biciclo de mejor llanta, al velocipedista mejor disfrazado y á la comparsa de ellos qi; ie más justamente llame la atención. También se premiará al tándem más caprichoso. Aquí de Cicerón: ¡Quosque ítandem abutefepaliemtiam noslram! El Proteo de Apolo, el incomparable Frégoli, lleva todas las noches inmensa concurrencia al teatro de la calle de Alcalá. Aquí, donde tan difícil es el arreglo de una compañía, porque donde hay tiple buen. a falta un tenor regular, y donde se cuenta con un galán brilla por su ausencia la dama joven, ¿cómo no admirar al artisia italiano, que es á la vez tenor, bajo y tiple, aetoi trágico, barba, característica y segando galán? La rapidez con que cambia de traje no es igualada ni aun por la de algunos políticos, tan duchos y diligentes en el cambio de casacas. No ha desaparecido por el foro, cuando ya entra en escena por la izquierda ó por la derecha. Para él no hay mutis completos. Hace que se va y vuelve. Más que actor, es una cajetilla de actores; y más que artista, es una compañía de ellos que por milagro de Dios vive dentro de un solo cuerpo humano. El público de la primera noche creyó que se trataba de dos gemelos. Mas admitida la pluralidad do actores, era forzoso creer, no en los gemelos, sino en toda la botonadura. Gran número de compañeros de arte envidian el sueldo que cobra, según dicen. Pero así como el loco derrota! o que se íiguraba ser la Santísima Trinidad decía mirándose la ropa: ¡Somos tros á romper! Fi- ógoli puede decir contando el sueldo y mirando su guardarropa: ¡Somos muchos á trabajar! La tan cacareada combinación de gobiernos civiles, de la euar habla la prensa un día si y otro también, parece que es cosa acordaday que vamos jüvs á tener Sanchos nuevos en ínsulas viejas. Nada menos que doce provincias entrarán en la AáíSl combinación. El ministro del ramo abrirá estos días el baratillo público, donde encontrarán los diputados y demás gente apta una docena de bastones con borlas y otros tantos fajines verdes con bordados para delante de la tripa. Como al viejo refrán Tanto vales cuanto tienes ha sustituido el refrán político Tanto vales cuanto te haces temer muchos diputados que sólo decían si y no, dicen ahora ¡qué sé yo! mirando al Gobierno y amenazándole con la huida. Entre estos y otros descontentos distribuirá el Gobierno de S. M. los bastones vacantes, y ¡así hubiera también bastones de mariscal y jamones con chorreras para suavizar asperezas parlamentarias y tapar grietas del partido! -Yo, dice uno de la mayoría, me puse delante del Gobierno en eso de los trigos. -Pero, ¿te has atrevido? ¡Si ahora se atreve cualquiera! -Vaya, hombre, pues te habrán dado un palo. -Si, pero con borlas. (DIBUJOS DE CILLA) Lüís ROYO VILLANOY. A