Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Don José Estremera L a r g a y oraelisima enfermedad, dolorosamente agravada d u r a n t e el mes pasado, llevó á la t u m b a el día 31 al celebrado escritor y m u y aplaudido a u t o r cómico D. J o s é- Estremera. Como poeta lírico, las hojas de Madrid Cómico serán testimonio constante de la valía de su ingenio. P o r largo tiempo se liizo u n género especial de sus cuentos y fábulas, volterianas algunas, intencionadas todas, y rezumando por entre las consonancias del octosílabo u n a moraleia profundamente práctica y bien atisbada. Como a u t o r cómico ha tenido en la escena española éxitos t a n ruidosos y durables como e l d e El ventanillo, que recorrió en triunfo toda España, y. Música clásica, verdadero alarde de ingenio en que hay casi t a n t o s chistes como palabras. Sus libretos más aplaudidos y populares fueron los de El hermano Baltasar, Las hijas del Zehedeo, San Franco de Sena, La czarina, estrenada esta última h a r á dos años en el t e a t r o de Apolo, donde aguantó largos meses de cartel, mientras corría por todos los escenarios de provincias. Sus j u g u e t e s cómicos más celebrados h a n sido Z e confianza, Hay entresuelo, El ventanillo, Safo, etc. etc. Sin enemigos ni envidias t a n fáciles de conquistar en la vida literaria y en el ambiente de bastidores, ha muerto Est r e m e r a todavía j o v e n y cuando de su ingenio inagotable podían esperar mucho la lírica y el teatro españoles. Locomoción de invierno Como n o t a de interesante actualidad en estos días de fríos polares y de bajisima temperatura, ofrecemos al lector curioso la fotografía auténtica de u n trineo de los que constituyen en Kusia el medio ordinario de locomoción. El trineo representa el primer paso en la historia de los carruajes: su conservación es u n caso de atavismo; la inven- ción del rodillo y luego de la rueda maciza dio margen á los carros pesadísimos de la antigüedad. El uso del trineo, abandonado en todos los países meridionales, se conserva, sin embargo, en el Norte deEuropa, donde las grandes llanuras de nieve helada hacen facilísimo y cómodo el empleo de estas máquinas que, tiradas y a por caballos, ya por renos, y a por perros de tiro, se deslizan á través de la Siberia, de la L a p o n i a de Eusia y demás países septentrionales de Europa.