Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 En la Puerta del Sol se inició el motin de Sc uilache, se levantó el pueblo contra los mamelucos de Marat, corrió á degollar frailes en 1833 después de asegurarse de q ue habían envenenado las fuentes Los pronunciamientos del 54, del 66, del 68, el golpe del 3 de Enero, el tumulto de las Carolinas, la silba contra Cánovas, todo acontecimiento alegre ó funesto, pero callejero y popular, ha convertido la Puerta del Sol en vivac de soldados ó en barricada de facciosos. Cuando la traída de aguas del Lozoya, cuéntase que Fernández y González, viendo salir con inmensa fuerza el surtidor de la fuente de la Puerta del Sol, dijo con entusiasmo: -Esto no es una fuente; esto es un rio puesto en pie. En días de procesión, cabalgata, entrada regia ó parada militar, la faente de la Puerta del Sol era el sitio codiciado para presenciar la fiesta sin estorbo; algún desgraciado ó atrevido solía caer dentro del pilón, mas ya es sabido que no se pescan truchas á bragas enjutas. Cuando más concurridos estaban ios alrededores de la fuente y más poblada su taza de piedra, soltaban desde Gobernación la llave del agua, y el surtidor salía, envolviendo á los más cercanos en una sábana de agua y proporcionando á los más cautos agradable y fresca pulverización. Más do una vez hemos visto en día de sol hermoso cómo la gente presenciaba cualquier desfile junto á la fuente, abierto el paraguas ó calada la capucha del impermeable. Y algún lector recordará que no hace muchos años la plebe remojada convertía en silbidos y voces descompasadas la ovación que se preparaba á los soberanos de una nación amiga. En cambio, el pueblo de Madrid se remojaba voluntariamente todos los años, pero en una sola ocasión: al dar la última campanada de las doce, la noche de San Juan. Crédulos y guasones, golfos y curiosos, madrileños netos y forasteros entrometidos, aguardaban la campanada arrimados al pilón con una fe ó, por lo menos, con una afición digna de mejor cansa. Tocada la media noche, cien cabezas se sumergían de golpe en las aguas, y la buena sombra cobijaba ya para todo el año á los hogares respectivos. El proyecto Acordada en el Concejo por razones de utilidad pública la sustitución de la antigua fuente por una farola monumental, el distinguido y celoso arquitecto del Municipio Sr. López Sallaberry presentó el proyecto adjunto, que probablemente será el definitivo, por haber sido el único legalmente aprobado después de recorrer todos los trámites del largo expedienteo administrativo. El zócalo del monumento es de piedra granítica, el pedestal de piedra de Tarancón, y la columna, de cobre estampado con aplicaciones de bronce fundido. En el interior del pedestal queda un pequeño aposento que puede utilizarse, verbigracia, para la venta de billetes de tranvía. La disposición de los aparatps luminosos está proyectada del modo siguiente: á siete metros de altura se colocarán cuatro arcos voltaicos para la iluminación diaria de la plaza, y como remate del monumento un foco potentísimo que brillaría en días determinados como iluminación especial y extraordinaria. Como ve el lector, la traza general del monumento no puede ser más elegante ni mis artística. Merece muchos elogios la actividad, la energía y el criterio artístico é inteligente del notable arquitecto municipal, bajo cuya dirección inmediata efe ctúanse actualmente en Madrid reformas urbanas tan importantes como el arreglo déla vieja Puerta del Sol y el de la novísima Plaza de Madrid.