Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ITALIA Franco, simpático, militar de cuerpo entero, amante de su pueblo, que le adora, y verdadero rey demócrata. Educado militarmente por su padre Víctor Manuel, así educa también él á su hijo el príncipe de Ñapóles, y él mismo no parece sino un bizarro oficial de caballería, siempre colgado el sable á la izquierda y adelantado el pecho, cubierto por la sencilla guerrera. Adora á su mujer la reina Margarita, que es un ídolo del pueblo de Italia. En el palacio del Quirinal, el despacho del rey y el boudoir de la reina están separados por un pasillo. Con frecuencia cruzan por él las voces de los regios esposos. ¡Humberto! ¡Margarita! Ambos se consultan lo mismo para los HUMBEETO I negocios de Estado que para las miaucias familiares. La reina es bella, instruidísima, conoce al día el movimiento literario, y es una alpinista enragé. Desde la residencia real de Monza hace frecuentes excursiones á las montañas de Gressony. Su pasión son las perlas, y el rey satisface esta pasión con la magnificencia propia de la casa de Saboya. Anualmente la regala un. collar, que cada año es más largo. De recién casados, los bolsillos de Humberto estaban siempre llenos de perlas, que ofrecía á su esposa con la misma frecuencia que nuestros abuelos ofrecían rapé. Muchos versos de Carducci están inspirados por la belleza de la reina de Italia. El rey ama al pueblo y al ejército, en quienes piensa de continuo. En días de -V regatas estrecha con efusión las manos MARGARITA DE SABOYA de los marineros vencedores. Vencedor en Custozza, desea para su pueblo el bienestar y la gloria, pero ésta ante todo.