Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s u SANTIDAD LEÓN XIII Hasta el Papa ha tenido que reconocerlo así. E 1 Padre Santo! Artistas, periodistas, peregrinos, grandes señores, todo el que ha podido disponer del precio de un billete de ferrocarril en estos últimos diez años, ha ido á ver á León X I I I porque León X I I I ha venido á reemplazar á Bismarck, y es hoy el primer hombre de Estado de su tiempo. Tan viejeeito y tan enfermo, lleva en peso, así como sin querer, la política de Europa. Algunos soberanos y muchos hombres políticos, molestos por esta ingerencia del Papa en todo, le han llamado perturbador. En el buen sentido de la palabra, lo es; porque ha cambiado la manera de ser del mundo católico. Repiublicano en Francia, regentista en España, medio socialista en América, antibelicoso en Alemania, modernista en su casa, atento al bien de la Iglesia en todas partes, León X I I I dejará un vacío inmenso el día en que se muera. Pero entre tanto, y encerrado en su Vaticano, parece un faro que da la luz del puerto á las naves de todos los Estados. Es León X I I I activo, sobrio, estudioso, artista, trabajador infatigable. fSe levanta con el alba y se acuesta con el sol. Recibe con gran facilidad á los que desean verle, y tiene para cada uno de los visitantes la palabra precisa. Le gusta enterarle, y parece que sea él quien modificó la definición de las potencias del alma, diciendo que eran cuatro; Memoria, Entendimiento, Yoluntad y Hacerse car ¡jo.