Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PALACIO HE AL DE BEKHX ALEMANIA Vi á Guillermo I I en Berlín en Mayo del 92, cuando estaba allí la reina Guillermina de Holanda. Le vi pasar una revista, y luego pude apreciar de cerca á este soberano, de quien tanto se habla hace cuatro años. Es varonil, soldado, la piel curtida, el gesto audaz; guiña? de los dos ojos y de toda la cara, hasta el extremo de hacerle guiñar á uno. ¡Lo de gesticulaciones que él hace! La voz es gangosa: ¡pero muy gangosal Vive por, en, con, sobre, para la milicia. Para él, el mundo no es más que un cuartel, y la humanidad una leva. Es en sus gustos más inglés que alemán. La sangre de su abuela no la desmiente: asi que se viste de paisano, se viste á la inglesa; pero de paisano se viste muy poco, WSS W porque lo que á él le encanta es salir por la mañana de jBSBf A J B sX Za iS lancero, por la tarde de marino y por la noche de corace Sm jf A 1 Ü S M I T vestirse y desnudarse uniformes se le va el día; i w B f í 3 P Ví W lwfl í- SííWÍi duerme tres ó cuatro horas nada más. Los nervios mandan en él, y tiene crisis como las señoras: ora es belicoso, aUILLEEMO I I ora místico; tan pronto quisiera tocar alarma y echar á correr hasta París, como firmar el decreto del desarme y volver los ojos á Dios. Si no fuera un rey, podría decirse que es un monomaniaco. Esto no impide que la Europa entera tenga los ojos fijos en él, y que cada vez que hace algo nuevo no sea algo útil. La enfermedad de las orejas le da muy malos ratos, y la prensa francesa también. Su especialidad consiste en estar siempre en movimiento. La vida de soldado le encanta. A lo mejor se presenta en un cuartel sin avisar, se sienta á la mesa de los oficiales, fuma la pipa, bebe la cerveza, grita y golpea, y luego se va á su palacio y vuelve á ser el emperador, y parece más emperador que nadie. Es un padre de familia modelo.