Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REGALOS DE PASCUA Veinte cajas de turrones de Alicante y de Jijona; ocho pares de capones que se llaman de Bayona y son de Torrelodones; mil y quinientos tabacos, dos barriles de J e r e z 3 guayabas, pinas, hicacos y nueve pavos ó diez, unos gordos y otros ñucos, he visto entrar de rondón en casa de Rascafria, cirujano comadrón que tiene su habitación no muy lejos de la mía. P u e s ¿y en el hotel de al lado. donde vive Don Crispín, el eminente abogado? Cual su charla en el estrado, aquello no tiene fin. De perdices y faisanes lo menos cuatro docenas; á espuertas los mazapanes, las aceitunas rellenas y embutidos catalanes; amén de u n potro, una silla, un albornoz de felpilla y una lámpara oriental que le trajo de Melilla u n cumplido del penal. Y no me quiero extender en el dulce privilegio de que gozan á placer el que dirige u n colegio, el que inspecciona un taller, el que encumbrado en la altura los destinos distribuye, el que nuestro bien procura, y si es sabio nos instruye, y si es médico nos cura. E s t a es la g r a n ocasión r- n que prueban los mortales su cariño ó su aversión, su caudal de corazón y su caja de caudales. H a y quien regala u n besugo y se queda con la espina, que á manera de tarugo de su apetito verdugo lentamente le asesina; y hay quien ofrece á Be én