Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Durante loa X V i i y X V i i l las t elicitacionüs pascuales so verificaban en cartas misivas. En esta página van como muestra dos de ellas, reproducidas directamente del original: La sequedad de la finura moderna debe ser la causa de que nos parezcan melosas, fastidiosas y empalagosas las cartas anteriores, q ue en épocas pasadas debieron considerarse modelos de buen gusto, según la repetición y abundancia con que se hallan en los antiguos epistolarios. Si he de decir á Vin. la verdad, soy amante de ciertas fórmulas y adornos, aun cuando nada valgan y de nada sirvan en el orden físico ni en el moral. Sentiría que se aboliesen, por ejemplo, los saludos de naipes al comenzar el tresillo, los que preceden y siguen á los asaltos en las salas de esgrima, y los que t a n lógicamente practican los franceses y otras naciones al ent r a r en u n café. Me causaría extrañeza ver suprimida la H muda do la palabra ombre, los inútiles flecos de las toallas y los botones sin ojales que a d o r n a n el talle de los fraques y levitas. Y si quiere Vm. u n a prueba plena de la gran importancia que tienen las cosas que 4i w t ¿i m Ve. Z- í- íí -r- yVe áaé RESPUESTA r- no sirven para nada, practique Vm. el fácil ensayo que voy á decirle. Las orejas de la liebre n i so aprovechan ni se guisan. Tome Vm. el par de liebres más hermosas que halle en el mercapo; córtele Vm. las orejas y entregúelas al cocinero para que las adobe en delicado civat. Pues yo aseguro que si el maestro se atreve á guisar aquellos bichos, Vm. no se a v e n t u r a á paladear u n civet que necesariamente ha de traerle á la memoria la repugnancia y el asco que producen las liebres desorejadas. Aparecen más raras y extrañas que la carta á quien le cercenasen las inútiles palabras mny señor mío y seguro servido -que su mano hesa, que vienen á ser los polos sobre que gira, ó el par de orejas que dan finura, belleza, valor y c a r á c t e r á la misiva. Término medio entre la ampulosa cortesía de las cartas aquí copiadas y la sequedad de la tarjeta contemporánea, es el papel de catorce centímetros de ancho por diez de altura, estampado en hermosa bastardilla con orla tipográfica, que conservo en aprecio y que reza lo siguiente; L. r aracii fiii- Uj tx. Ksyí- íA- A Ja- i r- I ÍAJ. v iW Sí, i, J) ér -H J -i f e. ¿afa 3. -J- fK Jr l j. fA -i fiy- A j yí fÁrr