Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Después se pasará Ja pasta por compresión á través de la servilleta, mojándola de continuo en la leche hasta total agotamiento, y se azucarará el liquido, aromatizándolo con agua de azahar de Sevilla, poniéndolo á cocer a l b a ñ o maria para calar en el momento preciso la sopa, que si ha de ser clásica, se hará con rebanadas extremadamente delgadas de pan de Castilla de dos días. H a s t a a gente menuda está ocupada en la brega culinaria, y forman grupo con el secretario del amo de la casa, que está abriendo ostras y va colocándolas en platos que los chiquitines llevan á la mesa desde el antecomedor. La niñera y el ayuda de cámara limpian las copas de champagne y las colocan en una bandeja, y el reloj, que señala el cuarto para las doce, avisa que la cena va á estar pronta. E n el comedor, los que están y los que van y vienen, cantan y celebran en espera de la cena i a n venturosa noche, al par que t e r m i n a n de poner la mesa y de adornarla con üores intercaladas en los espacios que dejan las barras de turrón y el m a z a p á n de Toledo en su propia caja. Todas las familias españolas que rinden culto á la tradición, toman leche de almendras en Nochebuena; pero ha de estar hecha en casa, con todas las reglas que para su confección nos legaron nuestras abuelas, porque la leche de almendras que se expende gratis y á guisa de aguinaldo á los parroquianos en los cafés y otros establecimientos del mismo jaez, vale más no tomarla, siquiera para que no se la den á uno. AüGEi. M U E O (DIBUJO DK GIIOS) r ür. D. Torcuatü Luca de Tena, mi amigo y dueño: No podré, pur falca de conocimientos en la materia, contestar con amplitud á las preguntas que Vm. me hace sobre l eUciUicioiies de VntuMaa. Creo, sin embargo, que el practicarlas con tarjetas debe ser costumbre derna, puesto que aun cuando el uso de estas cartulinas nació en el siglo X V I I I su abuso no comenzó hasta momediados del presente y venturoso decimonono.