Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
840 Por doquiera, en procesión, pastores vienen y v a n ¡Válgame San P a n t a l e ó n y qué mal hechos están! Unos llevan u n a bota, otros llevan u n fusil, y á otros, sin querer, les brota (lo la tripa u n tamboril; Jóvenes, viejas y chicos, llegado el feliz momento, disparan sus villancicos delante del Nacimiento, á los vivos resplandores de las volitas do cora que entre arbustos y pastores se crían en la pradera; y acompañando sus trinos con las zambombas impías, revientan á los vecinos durante unos cuantos días; hasta que, con sentimiento de más do u n niño inocente, deshacen el Nacimiento, si es que antes violentamente no acaba como acabó el de mi amigo Donato. ¿Sabes, lector, qué pasó? Que subió á Belén el gato é hizo la mar de diabluras, y se enganchó en el ramaje, y derribó las figuras, y descompuso el paisaje, y n i asi se satisfizo; y porque no te incomodes, no te cuento lo que hizo y hay, sobro alambres m u y tiesos, cabras recién ordeñas, y pastoras con sus quesos por delante y por detrás, y pavos mucho mayores que las casas, t a n campantes, y arroyos murmuradores que fueron vidrieras antes. C D I B U J O S DK MECAOHIS) sobre el palacio de Heredes. Y con esto, dejo el puesto á los que vienen detrás, pues lo que es acerca de esto ya no se me ocurre más. JUAN P É R E Z ZUNIGA