Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
831 -Eomperle la crisma, contesta furioso el marido. P r o y e c t o s de viaje, de matrimonio, de adquisición de fincas rústicas ó urbanas, de ropa de abrigo, todo depende de l a loteria, de la suerte. H a s t a la impresión de u n poema que h a escrito u n autor á quien t r a t o aunque con menosprecio. ¡La lista grandeee! Con t a n t a rapidez, que apenas pueden ni detenerse para vender ejemplares. ¡La lista grande! ¡Ya está ahí! ¡Dios mío! ¡El primer premio ha caído fuera; el segundo también! 05 f íV: V Consta el poema de doscientos mil versos y algunas estrofas de regalo p a r a la persona que compre m á s de diez ejemplares. Afortunadamente no se imprimirá, porque no le t o c a r á el gordo al autor, ó no h a y justicia en la tierra. ¡Cuántos sacrificios para j u g a r á la loteria de Navidad! H a s t a quitárselo de su comer que dicen las gentes. ¡Qué emoción cuando se oye p r e g o n a r á los primeros heraldos de la publicidad que recorren las calles con la rapidez del rayo: -Ya no hay viajes de recreo. -Ya nu h a y capa t u r e r a de veintioincu pesus. -Ni poema. -Ni boda. La vizcaína dice á su compañera de armas: -Solteras que te tienes p a r a r a t a s (ó p a r a ratos) ¡Qué tristeza en todos los circuios! ¡Qué desengaño! P o r fin, consuela el suelto consabido de la prensa: El premio m a y o r se ha repartido entre la clase obrera de A lo que dicen los desgraciados: ¡Cielos! ¡No ser yo clase obrera! (D I B U J O S D E MEOá. CHIS) E D U A R D O DE P A L A C I O