Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS ÉXITOS LA HIJA DEL BARBA JUGUETE CÓMICO Elf DOS ACTOS T Eíí PROSA, OOH COPLAS IHTSROALADAS, LETEA Y MÚSICA DE JULIÁÍT EOMEA E s t r e n a d o en el t e a t r o Lara el 11 de Diciembre de 1894 -E n t r a r e m o s en este café. ¡íío, que h a y piano! ¡Huyamos como u n solo hombre! -E n este otro nadie nos molesta. ¡Mozo! Al fosforero, q ue traiga recado de escribir. -P u e s verá usted. -Soy todo oídos. -Meencontraba e n B a r c e l o n a y enel teatroCalvo- Vico, do de mí u n momento y 4 todas partes la he llevado conmigo, y en Madrid- -El público bien elocuentemente lo ha demostrado á través de los distintos aspectos que usted presenta, porque ¡me rio yo de las dos naturalezas de E s t e b a n CoUantes! Usted es músico, cómico, autor, empresario ¿y qué más? -Héroe. ACTO SEG- UNDO, ESCENA I I EosiTA (8 -a. Pino) PÉREZ (Sr. Romea) E L BABÓN ¡sr. Santiago) E L AUTOK (Sr. EosiTA. ¡Un schotis de movimiento! cuando ocurrieron las famosas huelgas que decretaron el estado de sitio de la Ciudad Condal. Como ocurre siempre en estas circunstancias, la gente se retrajo, y los negocios a n d a b a n de cabeza. Aprovechando aquella especie eparo cómico lírico, escribí en seis ó siete días, casi de u n tirón, La hija del harha, inspirándome en u n asunto de u n vaudeville que m e contó u n amigo mío; pero como el desarrollo y los tipos son diferentes, casi puedo decir sin r u b o r que esa hija es mía. ¿Y la estrenó usted? -En San Sebastián la noche de mi beneficio, con g r a n éxito. Después, y como hija agradecida, no se h a separaSamirez) ¿También? -Tengo u n a cruz por haber perseguido á Prim. P e r o de todos mis aspectos, como usted dice, el más triste p a r a mí h a sido el de empresario, en el que he tenido t a n mala suerte, que siempre que llegaba con mi compañía á cualquier parte, no faltaba quien nie dijese: ¡Caramba, si llega usted á venir en Pascua, qué negocio hace usted! E n otra población: ¿I or qué n o ha venido usted en Sem a n a Santa? Es la mejor época. Yo creía ¡Como hubiese usted venido en Marzo! me decían en otra p a r t e Total, que siempre he llegado tarde, y gracias á que he encontrado mucho compañerismo.