Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hLA CASA DE MUÑECAS CUENTO D E N A Y I D A D PARA NIÑOS w A Gabrielito sueña que es e v. Mmt) d é l a casa de muñecas V -m v j hermana y tiene de. su i; w. que el- tamaño de las figurillas de pasta que hay en ella. Se sielita en una sillita de plomo éntrente de la muñeca y pid la comida, que le sirve la ¿riada en la vajilla de jugiiete. La sopa es de almendras; con el cuchillito corta su pedazo de pan de una rosquiila; los garbanzos tienen el tamaño de las semillas de los higos. ¿Qué hay de principio? pregunta á la muñeda. -Tenepios jilguero en pepitoria y un boquerón frito. ¿Y de postres? -Piñones y grajea. Gabrielito se frota las manos de gusto. Es una comida excelente de Pascua para un muñeco de dos pulgadas de estatura. -Estos garbanzos están duros, dice incomodado y riñendo como ha oído muchas veces á su papá. Estos garbanzos son balas. -No, señor, responde la criada con descoco; son perdigones. ¡Insolente! replica Gabrielito alzando una silla de plomo y tirándola sobre la criada de madera, que cae al suelo dando chillidos. ¿Qué has hecho? ¿qué has hecho? dice llorando la muñeca; le has saltado un ojo de cristal y le has roto los goznes de las piernas. ¡Gabrielito! ¡Gabrielito! gri tan en aquel momento. ¿Dónde estás? E s la voz de su hermanita, la dueña de la muñeca que acaba de romper. El susto le hace recobrar su estatura de niño, y deshace con su cuerpo la casa de muñecas, aplasta la mesita y caen y se rompen los juguetes; grita su hermana, entra la mamá, y ai ver aquel destrozo i, lL- aIza la mano y empieza la azotaina. Gabrielito despierta; abre los I J O S espantado, y sólo ve la cara isueña de su papá, que le presenta f el aguinaldo: im hermoso caballo de cartón- piedra.