Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
804 entre los dos reunían 3.000 reales, y Alvarez, que contaba con poco más, residuo de su herencia paterna, decidieron emprender el viaje á Eoma; y sirviéndose de la experiencia dePalmaroli, que ya conocía el italiano, emprendieron el viaje, lleno de peripecias que servían para distraer, antes que aburrir, á aquellos tres jóvenes que sólo ansiaban llegar cuanto antes á la tierra de promisión: la Ciudad Eterna. Juntos llegaron á Eoma y juntos en el mismo estudio se instalaron, dando lugar á que sus compañeros de oficio los conocieran por la trinidad Transcurridos algunos años haciendo los tres vida común, Alvarez abandonó á sus compañeros para pintar JSl sueño de Calpurnia, lienzo premiado con medalla de 2. en la primera Exposición Italiana celebradia en Florencia y adquirido luego por la reina doña Isabel. Cuando la noticia llegó á oídos de Eosales, que estaba. entonces en Siena, corrió á abrazar á su amigo inseparable, mostrando gran alegría porque al fin uno de la trinidad empezaba á distinguirse. Eegresado Alvarez á Eoma después de aquel inesperado triunfo, pintó por encargo de la condesa de Velle su primer cuadro de género. El Cardenal Penitenciarioj, y desde aquella época data la fama universal de Luis Alvarez como distinguidísimo pintor de cuadros de caballete. El destino, muchas veces cruel, trajo á la triste realidad á nuestro artista, pues apenas empezaban los días venturosos para Alvarez, vio su corazón herido por una desgracia de familia, seguida de la pérdida de toda su fortuna, llegando á la triste situación de que faltara algún día lo necesario para el sustento. Alvarez, que no es de los que se acobardan ante la desgracia, supo luchar y vencer; y pintando cuadritos que vendía á bajo precio á los negociantes, recuperó la fortuna perdida, y lo que es más difícil y más honroso aún, conquistó un nombre respetado entre los primeros artistas de Europa. A partir de este momento, Alvarez no se da punto de reposo, y los negociantes más acaudalados de París, Londres y ITew- York colocan á muy elevados pre TELLA. MATUTINA cios en los mercados europeos y amerio incesante. canos los 160 cuadros que Alvarez pinta en ocho ó diez años de tri Cansado de los cuadros de caballete, donde casi siempre desarrollaba una escena de la época del Directorio, Alvarez rompe con el pasado, y así como Hernán Cortés quema sus naves para no poder volver á Europa, hace almoneda de