Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
777 La preponderancia de la infantería como arma principal de combate tardó mucho en reconocerse, á pesar de las victorias alcanzadas por los arqueros ingleses, por los husitas en Alemania y por los piqueros suizos; una tenacidad inexplicable hizo que, á pesar de tales victorias, no sólo en el siglo XIV, sino en el XV llegaran á su apogeo la caballería feudal y la armadura. Sin embargo, las batallas de Grraadsoa y de Morat (147 B) en la que la infantería suiza derrota á la brillante caballería de Carlos el Temerario; la estratégica batalla ó campaña de Toro, que en el mismo año afirma la corona en las juveniles sienes de los Reyes Católicos; la declinación universal del feudalismo y la propagación simultánea del cañón, de la ballesta y del arcabuz, todo contribuye á preparar en los albores del siglo XVI el que pudiéramos llamar advenimiento de la infantería que entraña una revolución en la sociedad, en la milicia y en la táctica. Hoy, que se empieza á rendir más culto á la verdad que al e x a g e r a d o patriotismo, ningún historiador deja de conceder á España el lugar preferente y glorioso que en aquella época le corresponde. Hasta los mismos franceses modifican su genial petulancia ó su despecho, y los elogios de nuestros memorables tercios, es decir, de nuestra célebre infantería, arrinconados antes en los libros de Lanone y Brantome, se ven hoy impresos en Carrión, en Bardin, enLaBarre Duparcq. COEIÍETA D E CAZADOEES Aunque la conquista de Granada viese ya, como modelo, un pequeño destacamento suizo de los vencedores de Morat; aunque Gronza O Ayora, como puede verse eu la Historia Orgánica de Cionard, trajese de Italia ciertos rudimentos de la nueva Táctica Elemental, el hecho capital de la resurrección de la infantería verdadero arranque de la táctica y del arte militar moierno, se fija de conoún acuerdo en las inimitables c: mrañas del Gran Capitán y de tenientes ó discípulos suyos, como Próspero Colonna y Pedro Xavarro, á quienes había de acompañar en el transcurso de aquel siglo inolvidable la pléyade de Leiva, Alarcón, Vasto, Pescara, Alba, Filiberto, Dávila, Farnesio. Fuentes, etc.