Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVÍSTA ILUSTRADA ANO IV M A D K I D 8 DE DlCIEMBlíE DE IS i NUM. 168 LA FIESTA DE LA INFANTERÍA La infantería española está de fiesta: pluíneros verdes adornan el ros de los cazadores, y plumeros rojos el de los infantes de línea; músicas y charangas animan la vida del soldado, que por un día ve menos duros los severos artículos de la ordenanza; jefes y oficiales se reúnen en fraternales banquetes, apretando los nobles lazos del compañerismo y robusteciendo el fuerte espíritu de cuerpo; trofeos militares artísticamente compuestos, bayonetas y tambores, fasiies y baquetas, forman arañas, solios, pedestales y columnas en lorno á la Purísima Concepción, la patrona del Arma, la Virgen Santa que, coronada de estrellas y flotando al viento los pliegues de su manto azul, pisa en la npoteosis de su glorificación la media luna, esa media luna que los infantes es añoles pisaron también en las Navas y en el Salado, en Túnez y en Oran, en Calatañazor y en Paví en la vega de Granada ante las torres bermejas de la ciudad do los cármenes, y siglos después al otro lado del Estrecho, teniendo por lejana barrera las vertientes del Atlas en Sierra Bullones, los Casüllejos y Wad- Ras. Vuelta atrás la vista, y dejando que la pinina corra á su gusto, fácil y agradable empresa es la de recordar las glorias de la infantería española en el suelo patrio como en extraña tierra, defendiendo palmo á palmo el suelo español contra las algaradas de los árabes y añadiendo florones y florones á la corona guerrera del rey Católico y de Carlos I, mostrándose invencible en Italia y en Flandes, en Constantinopla y en Francia, en los campos de batalla del viejo continente y en las planicies exuberantes y caldeadas del mundo nuevo, así como es momento oportuno de enFütotqAa de Eauser ¡J Mjuef,