Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
748 que ordinariamente no le n e g a b a n n pedazo de pan; y cuando la suerte adversa la privaba de lo más necesario, consolábase pensando en la misericordia de Dios, que da gloria eterna á los que sufren cristianamente, y en el amor de su Corazón Divino, que es inagotable para los humildes y pequeñuelos. 1, EV M i Y sucedió que un día el hierro de la muerto tocó en el cuerpecillo gentil del niño de Natalia y lo al. atió con ana cruel enfermedad. Dejando á su hijo muy arropadito en la cama, la cuitada madre voló á casa del médico,