Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7i Ü Pero aquí esa moneda no pasa, por más que en Marruecos sea moneda corriente. No se apure el Sultán, sin embargo. (Sin embargo, por ahora. Los nuevos ministros en su primera reunión, enternecidos ante el desbarajuste de Marruecos, tan parecido al desbarajuste que aquí reina en las cuestiones de Ultramar, acordaron dar al Sultán toda suerte de A lo que estamos, principe plazos, medios y facilidades para que pague, si buenamente quiere. tuerto. Con este rasgo cree el Grobieruo ¿So sabe si por fia lo de Meli 11 a tiene ó no tiene limites? ¿Se conquistarse el favor de las oposiciosabe si el tratado de Marrakesh nes parlamentarias. -Perdónanos nuestras deudas, los es letra muerta ó, por lo menos, letra protestada? ¿Se dice, asi como nosotros perdonamos a sabe cómo andamos de indemnización? nuestros deudores. Ni falta que hace; aquí Perdón grandioso y digno que somos pobres, pero deshaco derramar lágrimas á las duras prendidos. Cumplido el peñas. cristiano deber de tribuTrataban los de África de enviar á tar honras fúnebres á los Madrid una embajada con el resto e s p a ñ o l e s muertos en del primer plazo de la indemnizaÁfrica el año pasado, y ción, y el Grobierno les dice: satisfecho nuestro amor propio viendo el plumero- -Por el resto no hay que incomodarse, que aquí, del general Martínez Campara echar el resto, nos bastamos y nos sobramos pos á la misma altura que nosotros. el quitasol de nuestro lloEs seguro, por consiguiente, que no vendrá la emrado amigo el Sultán, la cuestión de los monises es lo bajada, y si viene será con los bolsillos vacíos, para de menos. que no se enturbie nuestra mutua y cariñosa amistad Demasiado comprendemos que el nuevo Sultán, con el enojoso regateo de los ochavos. Hasta se dice que llevaremos nuestra caballerosicomo hijo de viuda, es acreedor á toda clase de considad á punta de lanza, devolviendo á Marruecos el deraciones. Las noticias del Uif y del interior de Marruecos poco dinero que nos ha entregado hasta ahora. O somos ó no somos el país del Bomanmro y del bastan y sobran para enternecer nuestro duro coraQuijote. zón de acreedores. -Mas para este viaje, se le ocurre decir á cualquieTribus en guerra unas con otras, la autoridad del Sultán desconocida, los rifeños independientes dedi- ra, no necesitábamos las cacareadas alforjas que llevó cados á correrla (la pólvora se entiende) y de cuando á Marrakesh el más ilustre de nuestros generales. en cuando un saludable degüello ¿A qué vinieron en masa, que en vez de aclarar a q u e l l o s aplausos, enreda ese complicado rompeca- aquel echar las camhézas. panas á vuelo, aquel I Ah! Sil la recaudación de ocha- proyecto de inaudivos se hiciera en Marruecos con tas recompensas? ¡Ah! Es que tamtanta facilidad como la recaudabién la trompa de la ción do cabezas rebeldes- ¿Os contentáis con esto? nos Fama suelta de cuando en cuando U dice, ó parece decirnos el G- liar- B S correspondientes moros como nit, mostrándonos un manojo do cualquier trompa de un teatrillo por horas. cabezas recién cortadas. El cuadro de un testamento ministerial es mucho más triste ciue el cuadro de El Testamento de Isabel la Católica. Alli, siquiera, se ve á Rosales. Ac ui no se ven más que las espinas. LuiH ROYO V I L L A N O V A (DIBUJOS DK CILLA) CANTARES ¡Qué triste está el ruiseñor porque no encuentra su nido! Más triste está el alma mía, que no encuentra tu cariño. Al ver la risa en mi cara, piensas que tengo alegría ¡Puede estar llorando el alma aunque la cara se ria! Ni toda risa es gozar ni todo llanto sufrir, que hay risas que son llorar y hay llantos que son reír. Se murió ¡Dios mío, qué bonita estaba con su traje blanco y con su corona de rositas blancas! Está su cuerpo en la tierra, en mi alma su recuerdo. Su nombre está en una piedra y su alma está en el cielo. Si tú no me miras, no es que me desprecias; es que sabes que yo sé quién eres, y te da vergüenza. E. CEBEILLO BSCOBAE