Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pero mal está con madre de tan feroz egoísmo, que ie explota en el traba) o para el pago de sus vicios. ¿Quie n en Madrid no conoce á ese ¡nocente chiquillo, que ningún oficio aprende y ejerce tantos oficios? Con la descosida gorra sobre el naciente tufillo, y rotas las rodilleras, y la chaqueta hecha un pingo; con cara de sueño ó de hambre, y ojos de llorar marchitos, y frases mal estudiadas, y engaños mal aprendidos, ahí le tenéis, á sus horas ambulante industrialillo, comerciante callejero, y en sus apuros, mendigo. i Por mi pobre madre oníVrma! os dice en su asalto el niño, que del materno aguardiente se teme injusto castigo. Y en noches de crudo invierno, si el azar no le es propicio y cuartos no da la industria ni la caridad auxilio, de la maternal codicia temiendo el bárbaro instinto, huye de aquel miserable tabuco desguarnecido y se acurruca temblando de algún portón contra el quicio, y en su sueño tiene fiebre de miedo, de hambre y de frío. Y cae la nieve, y la aurora despierta al pobre Pepillo, contra su madre indefenso y por la suerte ofendido. Y hombre será, y horroriza ver que, por fiero destino, crece en horror á la madre y sigue al padre á presidio. EDUARDO rOlBüJOS ni: M É N D E Z B R I N G A) ov BUSTILLO