Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
blico y dónde- le te encuentra. Los morenos, mirados en particular, n i son morenos n i son nada. Sentados, sin embargo, unos al lado de otros, sin acuerdo previo ni inteligencia m u t u a forman e 1 temible monst r u o de las cien cabezas que en noche de a p l a u s o es el monstruo de las cien manos y en n o c h e de p a t e o es el monstruo de los cien pies Estas unanimidades, misteriosas y sabias la m a y o r parte de las veces, sólo podrá explicarlas un estudio acerca de la psicología de las multitudes. Pero ¡tate! no v a y a yo á meterme en honduras anímicas por huir de las a l t u r a s siderales, adonde me r e m o n t a b a cuando empecé. Yo creo que el público en general, y el público madrileño sobre todo, es bonachón de suyo, con u n a m a n g a ancha como las parroquiales y u n a s adorables tragaderas. Va al t e a t r o con l a modestísima pretensión de pasar el rato. Y claro es que esto lo consigue de u n a m a n e r a ó de otra. Como decía, según afirman, u n api andidísimo sainetero: ¡Qué tal? le preguntaban: ¿vienes del estreno de üralano? -éí. ¿Y qué? -Pues nada u n éxito regular. -Vamos, se pasa el rato. -Sí; mal, pero se pasa. Mas nadie quita de la cabeza al autor, y sobre todo al a u t o r novel, l a obsesión de los reventadores, misteriosa y terrible asociación que a r m a d a de cañones y fusiles no haría t a n t o daño como armada simplemente de bastones, y bien calzada, por añadidura. -jDios mío! exclaman después de u n sueño agitadisimo poblado de fantasmas con b o t a s y de endriagos con bastones de regatón. ¡Dios mío! ¿No h a b r á medio de evitar los pateos? Alguien lia tenido u n a idea salvadora. Y reuniendo en sociedad á varios autores desgraciados, ha propuesto á las empresas alfombrar gratis las salas do los teatros, y con u n a alfombra de seis dedos de grueso. Lo que fuere sonará pero amortiguado por la alfombra. Con u n público t a n alegre y divertido como el madrileño, con doce teatros abiertos (ni uno más, porque la gente de t a b l a s es supersticiosa) y la infinidad de obras y espectáculos nuevos que se a n u n cian, ¿será aventurado asegurar que el mundo escénico va á ser este bles? el mejor de los mundos posiaño Todos los t e a t r o s h a n hecho y a su exhibición de fuerzas con el drama de rigor, con el Tenorio. Los hemos visto viejos y jóvenes, altos y bajos, con buena y con mala puntería. Sólo h a faltado lo que y o echo de menos todos los noviembres: u n Tenorio de circunstancias. ¿Pues qué, sobre el popular armazón del drama de Zorrilla n o puede encajarse u n a revista política y de actualidades? Y a veía yo la escena del cementerio t r a s l a d a d a á la plaza de Madrid, con motivo de la próxima mudanza de la Cibeles. Don J u a n iracundo y í u e r a d e si, exclamaría dirigiéndose á los leo nes, que y a empiezan á echar pa alante: Y esos cachorros parece que estremecidos vacilan... ¡Si, sus melenas oscilan! ¡yo he perdido los papeles! Mas ¡fuera dudas crueles! ¡Alzaos, leones vanos, y os deshago con mis manos á los dos y á la Cibeles! LUIS E O Y O (DIBUJOS DB CILLA) VILLANOVA