Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CÓMO SE ESCRIBÍÓ EL TENOR! E n Febrero del 44 volvió Carlos L a t o r r e á Madrid, y necesitaba una obra nueva; correspondíame de d e r e c h o aprontársela, pero j o n o tenia nada pensado y urgía el tiempo: el teatro debía cerrarse en Abril. No recuerdo quién me indicó el pensamiento de u n a refundición del Burlador de Sevilla, ó si yo mismo, animado por el poco trabajo quo me había costado la de Las Iravesuras de Pantoja, di en esta idea, registrando la colección de las comedias de Morete; el hecho os que sin más datos ni más estudios que El Burlador de Sevilla, de aquel ingenioso fraile, y su mala refundición de Solis, que era la que hasta entonces se había representado bajo el título de No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, ó El Convidado de Piedra, me obligué yo á escribir en veinte días n n X) oJi Jiífm do mi confección. Tan ignorante como atrevido, la emprendí yo con aquel magnífico argumento sin conocer n i Le festín de Fierre, de Moliere, n i el precioso libreto del abate Da P o n t e n i nada, en fin, do lo que en Alemania, Francia é I t a l i a había escrito sobro la i n w o n s a idea del libertinaje sacrilego personificado en u n hombre: D o n J u a n Sin darme, pues, cuenta dol arrojo á q u e mo i b a á lanzar ni de la empresa que i b a á acometer; sin conocimiento alguno del mundo ni dol corazón humano; s i n estudios sociales n i literarios para t r a t a r t a n vasto como peregrino argumento; fiado sólo en mi intuición de p o e t a y en mi facultad do versificar, empecé mi Don Juan en una noche de insomnio por la escena de los ovillejos del segundo acto entre Don Jtian y la criada de Doña A n a do Pantoja. Y a por aquí e n t r a b a yo en la