Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AMANECER DE OTOÑO (D E L rOETA PKUSIANO J TEOJAS) L a campiña ha despertado, pero triste y sola está; la nocho ha sido m u y fria y l a tierra, al despertar, n i bulle n i se estremece, entumecida quizás; rígidas puso las hojas el rocío matinal, y la niebla azul empaña la naciente claridad. Calla el aire; en el camino temor al viajero da la zarza que, como sierpe, h a enroscado l a humedad; desde la selva cercana, tal vez con hanrhriento afán, lanza el cuervo, que vigila, su graznido montaraz; reina después el silencio; todo es calma y soledad. De pronto, como u n a sombra inquieta y lejana, allá en el cerrillo aparece y comienza á trabajar la y u n t a madrugadora del labrador: viene y va, baja y sube, con el paso IT Xv- ls ¡Grano, que la tierra cubre con amor y suavidad, descansa bien en el lecho que mulló el arado ya! H a s t a que el fruto en l a espiga dore el sol primaveral, ¡cuántas noches... y qué largas y qué frías pasarán! ¡Oh! ¿quién el campo cubierto con las espigas verá? JOSÉ D E V E L I L L A (DIBUJO DB GARCÍA KAMOS)