Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIAJES DE BLANCO Y NEGRO VII MARMOLEJO Vt -Vamos á ver, me dije pensando en acercar mis labios á la salutífera fuente que brota lanzando burbujas en la propia orilla del Guadalquivii ¿por qué no he de m a t a r dos pájaros do u n tiro? Pájaro primero: la curiosidad del público, que no es pájaro, sino pájara, y de mucha cuenta; buitre insaciable á quien el periodista ha de alimentar diariamente y á toda hora, sin cuidarse de picotazo más ó menos; pájaro descontentadizo y peligroso, porque siendo verdadero gowmand por el estómago y cabal gourmet por el paladar, todos los manjares son pocos p a r a su apetito, mientras que son contados los que satisfacen plenamente su depurado gusto. Pájaro segundo: mi reciente pero obstinada gastralgia, que del cardias al pilero se había señoreado de mi estómago y paseaba por él como Pedro por su casa, si es que Pedro, al pasear, golpea, patea y a r a ñ a las paredes de su domicilio. V ¿Conseguí mi propósito? El xí ctor lo dirá respecto á la primera parte, y confío en su respuesta afirmativa, pues lo que no h a g a mi débil pluma lo h a r á n de seguro, y muy sobradamente, el pincel de Huertas, el lápiz de MecacJds y las fotografías de Lafora, encargados ahora, como en anteriores crónicas, de poner sabrosa y rica salsa á mis vulgares é indigestos caracoles. Respecto á m i verdadero pájaro, al pájaro segundo de mi cinegético símil, m u e r t o y bien muerto está; dicho sea para contento mió y prez m a y o r de las y a m u y preciadas aguas de Marmolejo. E n ellas ahogué al rebelde pajarraco, que ya no a r a ñ a mi estómago n i mete el pico esófago arriba, y yo le aseguro que, si fué p r o n t a su muerte, no será