Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
631 del enemigo y cantando ol himno patriótico; el O á Espiel y Bélmez, el iO á F a e n t e Ovejuna, donde también se comljatió, yendo á pernoctar en Azuaga; el 11 á B e r l a n g a haciendo alto a l a s cuatro de la tarde en Bienvenida, Al entrar en este pueblo contaha la columna cincuenta soldados y t r e i n t a oficiales; t a n t o la habían mermado los combates y las deserciones. Allí se disolvió esta fuerza, marchando cada uno por donde pudo. Eiego, con su a y u d a n t e Valcároel y algunos soldados que no le quisieron abandonar, en numero de veinte ó veinticinco, de ellos catorce de caballería, intentó dirigirse al Condado de Niebla, con objeto de pasar á P o r t u g a l y de allí á la Coruña, pronunciada ya á favor de la Constitución. Pero á poco de haber salido de Bienvenida fué atacado por las descubiertas enemigas, perdió, ó se dispersó, su escolta, y debió la salvación á la celeridad de su caballo. Eiego, su asistente, cuatro oficiales y u n soldado de Santiago llegaron por l a tarde, rendidos de fatiga, á Cumbres de Enmedio, á ocho leguas de Bienvenida y dos do Fregenal. Estos siete hombres, última reliquia de la columna volante, pasaron la noche en u n molino llamado Veinta de Mandera, á c u a t r o leguas de Cumbres, y ol día 13 se dirigieron á Almonáster la Eeal: alli dos patriotas les p r o p o r c i o n a r o n alimentos y vestidos. s. zóse Riego, se cortó el bigote, compró u n a h a ca, y en la noche del mismo día JB fué á dormir á la aldea de Gil Márquez (que hoy tiene estación n la via férrea de Huelva á Zafr. a) donde todavía so enseña la casa, y on ella la covacha en que estuyw refugiado y oculto ol jefe liberal. Alli lo sorprendió la noticia de que el r e y había j u r a d o la Constitución el 10 de M a r z o W a d o por los alzamientos de las demás provincias y la completa insurrecciC x Ic iprcito, y do que e s t g triunfante la causa que creyó perdida. Púsose Kiego on camino, á pesar del quebranto de su salud, i g r V a l v e r d e y L a P a l m a siendo vitoreado por todas las poblaciones del tránsito, y llegó el 21 do Marzo á f r a i l a donde fué recibido con exaltadas y delirantes aclamaciones. Al día siguiente le obsequiaron con un b a í l t o e t e organizado por López del Baño y ol brigadier Munárriz, en los salones del Alcázar. La hermosa señorita OT, Munárriz ofreció al héroe u n a corona de mirto y laurel, pronunciando la siguiente estrofa, que de seguro no escribió ningún poeta: Si las madres romanas coronaban de flores á los conquistadores que asolaban provincias muy lejanas, con más razón nosotras coronamos á Eiego, que dio la libertad al patrio suelo. Y colocó en sus sienes aquella corona tejida por su mano virginal. llegar á este p u n t o scribo el ciudadano B r o t o n s a l r j UUUlUll. X l líi- 1