Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f CARTELES Sobre carteles no hay nada escrito. Es decir, si lo hay, porque de lo contrario, los carteles no serían carteles, sino meros guardapolvos de las anunciadoras y de algnnos edificios desmoronados. Quiero decir que no he visto trabajo literario alguno relativo á la materia, ni creo que exista el Manual del perfecto pegador de carteles todavía. En la confección de los carteles, y particularmente de los que anuncian los espectáculos públicos, observamos adelantos morrocotudos. La diversidad de tipos y de matices en las letras y las viñetas coloreadas que ilustran el texto con paisajes de las producciones más aplaudidas, son maniJ estaciones evidentes de progreso en la cartelografía y suelen indicar la magnitud del éxito alcanzado por la obra anunciada. i Bienaventurado el autor que pueda ver el título de su comedia en letras de colorines, y sobre todo ícon monigotes alusivos! En Madrid hay pocos impresores que se dediquen á la confec- ción de carteles. Como que no pasan de tres: El Liberal, Bu cazcal y Regina Velasco, industrial sumamente acreditado en los trabajos de este género. No digamos nada del proceso del anuncio desde que sale de la contaduría del teatro hasta que convertido en vistoso cartel anda por ahí bajo el brazo del pegador, rey y señor del engrudo y de la escalera, sin cuya cooperación no se concibe espectáculo alguno. Lo gracioso de los carteles, lo que me ha sugerido la idea de escribir estas lineas, es el efecto que produce al lector una combinación de trozos de diversos carteles aplicados á la pared ó al artefacto anunciador por distracción ó prisa del caballero del engrudo. ¿No han observado ustedes alguna de estas equivocaciones, de las que resultan unos disparates muy curiosos? Puedo presentar variedad de ejemplos. J