Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN ACCIDENTE EN LAS MANIOBRAS Nuestro distinguido colaborador el notable pintor militar Sr. Estevan nos ha favorecido coa el dibujo adjunto, de actualidad palpitante hoy, cuando resuenan todavía en las faldas y cimas de los montes Oarpetanos los ecos de bélicas trompetas, de voces de mando, de galopes y descargas. Los humildes pueblos de la sierra recordarán siempre íta semana, patada entro la animación y el bullicio de la ida miliiar. Cercedilla, la simp. itica estación veranioga, se vio convertida poco menos que en una j) lay- a fuerto; ol puerto dol Guadarrama ha sido vigilado por el primer cuerpo do ejérc to como si se tratase do vencer y arrollar allí, no á un enemigo supuesto, ino al verdadero enemigo que tantas bajas cauba en Jladrid todos los inviernos: el viento sutil que mata un hombre y no apaga un candil. Kl dibujo del Sr. l stevan representa un accidente muy natural en la marcha de la artillería por los agrios voricuetos y repechos de la sierra. Puesta al trote la batería con objeto de tomar posiciones en este ó en aquel punto, una de las pioüas volcó ante cualquier obstáculo del camino. El rosto do la batería siguió ¡i su destino, dejando atrás la pieza rezagada; los conductores y servidores de ésta bajaron de los mulos y saltaron de los asientos del avantrén. Si el desperfecto es leve, cuatro golpes de martillo bastarán para repararlo; si la rueda ha quedado inservible, pronto otra rueda de repuesto sustituirá á la inutilizada, y el cañón, al trote otra vez ó á galopo para ganar el tiempo perdido, se unirá al resto de la batería y ocupará su lugar en la línea de fuego. DIBUJO DE 15. ESTEVAN